Publicidad

Viajamos al corazón de Ikea (I): en el Museo

Viajamos al corazón de Ikea (I): en el Museo
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Han pasado muchas cosas en la historia de Ikea desde que Ingvar Kamprad, a la tierna edad de cinco años, empezó a apuntar maneras vendiendo cerillas a sus vecinos granjeros. Ahora tiene 127.000 empleados, factura más de 23.000 millones de euros y cuenta con un total de 318 tiendas en 38 países, sin embargo su corazón sigue estando aún allí, en Småland (pequeño país en sueco), donde nació su fundador y donde la compañía abrió su primera tienda en 1958.

A España llegó en 1996, desembarcando en Badalona. Seguro que muchos de vosotros recordaréis aún aquellos anuncios amarillos en los autobuses y en los periódicos preguntando qué habían venido a hacer los suecos a nuestro país. Desde entonces han pasado ya 15 años y con este motivo, gracias a la invitación de Ikea, hemos tenido ocasión de viajar a Älmhult, un pequeño pueblo en el sur de Suecia donde aún continúa abierta la primera tienda y alrededor de la cual se ha ido desarrollando toda la estructura soporte de la compañía.

Comenzamos nuestra visita en el Museo, situado justo enfrente, al lado del Hotel que aloja a los empleados que viajan a Älmhult y de Tillsammmans, el Centro de cultura corporativa, donde éstos aprenden a poner en práctica los principios y la filosofía de la Compañía. Acompañadme a descubrirlo, tiene muchas cosas interesantes.

mesita leaf en el museo de Ikea

Muy cerca de la entrada nos recibe lo que podríamos llamar el primer centro de distribución de Ikea que, como podéis ver en la imagen de portada, resulta ser la plataforma donde los granjeros dejaban la leche para recoger y que Ingvar aprovechó para colocar sus paquetes para vender, llegando a un acuerdo con el conductor que la retiraba. Más tarde tuvo que pensar en construir una cabaña para protegerlos de las inclemencias del tiempo, ahora, si traspasamos su puerta, veremos cómo fueron evolucionando esas primeras ideas.

La venta de cerillas con la que comenzó la complementó pronto con la de semillas, postales, adornos para árboles de Navidad, y, más tarde, con relojes, plumas y bolígrafos. Cuentan las crónicas que el fundador de H&M comenzó también en esas fechas, precisamente vendiendo bolígrafos previamente comprados a Ingvar. En 1943 nació formalmente IKEA, cuando Ingvar, ya con 17 años, aprovecha el dinero que su padre le da como recompensa por los buenos resultados que obtiene en sus estudios. El nombre está formado por las iniciales de su fundador (IK), más las primeras letras de Elmtaryd (E) y Agunnaryd (A), la granja y el pueblo de Småland donde creció.

Pronto llega la venta de muebles y las primeras decisiones radicales e innovadoras, como la venta por catálogo, la decisión de diseñar sus propios productos y el estudio de los paquetes planos, que comienza cuando uno de los primeros colaboradores de Ikea quitó las patas a la mesa Lövet, en la imagen de arriba, para que cupiera en un coche y no se dañara durante el transporte.

Decoesfera visita el museo de Ikea 5

ambiente en el museo Ikea

El recorrido continúa paseando por los ambientes de las diferentes épocas, la mayoría recreados con los muebles cedidos por los propios clientes. Así vemos salones retro, uno de los antiguos Poang, que aunque no lo parezcan tienen un montón de años, o las primeras mesitas Lack, cuando eran muchísimo más caras que ahora.

Decoesfera visita el museo de Ikea 7

Uno de los ambientes que más me llamó la atención, por ser totalmente desconocido para mí, es el que véis sobre estas líneas. Corresponde a finales de la década de los 90, cuando Ikea llegó a un acuerdo con el patrimonio sueco para la fabricación de réplicas de los muebles existentes en los antiguos palacios del país.

Una lástima que finalmente se dejaran de fabricar, aunque tengo que deciros que mi sorpresa fue mayúscula cuando los encontré en Möckelsnäs, el precioso hotel en que nos alojamos. Parece que ellos sí tuvieron la suerte de llegar a tiempo para comprarlos.

hotel con muebles ikea 1

hotel con muebles ikea 2

Después de haber hecho un recorrido en el tiempo a través de los muebles el camino del museo nos lleva a las estanterías donde se conservan y exponen los ejemplares de los catálogos de todos estos años, desde 1950 hasta hoy, así como diversas muestras de la cartelería empleada.

Decoesfera visita el museo de Ikea 10

Decoesfera visita el museo de Ikea 9

Finalizamos nuestro recorrido, en el que hemos sido guíados por Juni Wannberg, deteniéndonos junto a una de las cosas que más llama la atención de los visitantes. Se trata de un cuadro, regalado a Ingvar por un famoso astronauta, en el que se puede apreciar una tienda Ikea en la Luna. La leyenda junto a él reza: “Most things remains to be done” (Quedan aún muchas cosas por hacer), la última frase del Testamento de un comerciante de muebles, en el que su creador resume el espíritu Ikea.

Esperamos que os haya resultado interesante esta primera etapa de nuestra visita, en los próximos días conoceremos el Laboratorio de Calidad, donde se efectúan las pruebas, el Centro de Diseño y el Estudio Fotográfico donde se realiza el catálogo Ikea. No dejéis de acompañarnos.

Sitio oficial | Ikea

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir