Publicidad

Mi experiencia tras dos años con una cocina de IKEA con encimera de madera

Mi experiencia tras dos años con una cocina de IKEA con encimera de madera
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando reformé la cocina de mi casa, tomé la decisión de comprar los muebles de la cocina en IKEA y montarlos yo mismo. Los motivos eran varios: la modularidad y accesorios disponibles, el ahorro (especialmente en el montaje) y la facilidad de conseguir recambios en caso de que algo se estropeara.

Durante el proceso tomé varias decisiones sobre las que tuve dudas, especialmente al escoger una encimera de madera, que sabía que quedaría preciosa, pero cuyo mantenimiento y durabilidad me preocupaba. Pues bien, esta ha sido mi experiencia tras dos años con una cocina de IKEA con encimera de madera.

Estructuras, puertas y cajones

Experiencia cocina Ikea

Hace dos años, solo se podía optar por un sistema de estructuras y cajones: estructuras Faktum y cajones Rationell. Como sabéis, la serie Faktum ha sido sustituida por el sistema METOD, con dos series de cajones: Farvara, más económico, y Maximera, muy similar al Rationell.

Esto ha echado a perder uno de los motivos por los que compré la cocina, que si alguna estructura, cajón o puerta se estropeaba, pudiera cambiarlos por unos nuevos sin demasiadas complicaciones. Afortunadamente, tanto las puertas (de la serie Applad, similares a las actuales Veddinge), como las estructuras y los cajones, siguen como el primer día.

Experiencia cocina Ikea

No se ha estropeado nada, ni una bisagra, ni una guía, ni el sistema de cierre automático... hasta la persiana va como la seda. El acabado de las puertas también está intacto, y recupera su brillo cada vez que las limpio. No ha saltado el lacado en ninguna esquina ni tiene rozadura alguna, y eso que no soy especialmente cuidadoso.

En ese sentido, estoy muy contento con su resistencia y despempeño. Vale que dos años no son muchos, pero dado que pongo mucho peso en los cajones y que le doy mucho uso a la cocina, se podría decir que está como nueva.

La encimera de madera

Experiencia cocina Ikea

No puedo decir lo mismo de la encimera de madera de la cocina. A pesar de que antes de usarla la lijé y barnicé a conciencia, y que por lo general he intentado ser cuidadoso, es fácil que se queden marcas de humedad al menor despiste, y en la zona del fregadero la madera se nota especialmente desgastada.

Es verdad que con una lijada y un nuevo barnizado volverá a recuperar la mayor parte de su esplendor original, y que en el día a día su aspecto es mejor de lo que parece en las fotos, pero he de confesar que me esperaba que fuera un poco más resistente y duradera.

Experiencia cocina Ikea

Y es que además de la cuestión estética, me preocupa que en uno de los tableros se ha abierto una pequeña fisura entre dos listones (que vienen encolados de fábrica). No es gran cosa y apenas cabe el filo de una hoja de papel, pero creo que eso no debería pasar, especialmente porque es una zona de trabajo en la que no hay mucha humedad ni calor.

Experiencia cocina Ikea

Los tiradores

Los tiradores son otra cosa que me han salido un poco "rana". Los escogidos fueron de la serie Metrik, que eran bastante económicos. Estéticamente quedan muy bien, con un acabado como de acero cepillado.

Digo "como" de acero cepillado porque realmente son de aluminio con una especie de lámina que imita ese acabado. Eso no sería un problema si no fuera porque esta lámina se ha levantado en algunas zonas, como si hubiera reaccionado a un ácido (por ejemplo, zumo de limón).

Experiencia cocina Ikea

No es gran cosa, detalles que solo se ven si te fijas, y de momento lo he solucionado dándoles la vuelta para que la zona con la marca quede hacia abajo y no se vea, pero son esas tonterías que dan rabia, más aún cuando he descubierto que estos tiradores ya no se comercializan más.

También es verdad que se trata de tiradores muy económicos, y que unos de diseño similar en acero inoxidable de verdad son mucho más caros de lo que me costaron, pero no parece de recibo que en dos años ya empiecen a estropearse.

Los electrodomésticos

Experiencia cocina Ikea

En realidad, en su momento no pensaba comprarme los electrodomésticos en IKEA, pero cuando fui a comprar la cocina estaban de oferta, así que me llevé un lavavajillas integrado y el horno más barato de todos, el Lagan OV3, que costaba, y cuesta, 129 euros.

Ambos me han dado hasta ahora muy buen rendimiento. El lavavajillas es silencioso, tiene un programa rápido de media carga que limpia de maravilla incluso con carga completa y limpia más que bien.

El horno, por su parte, y teniendo en cuenta sus limitaciones (no tiene grill, ni temporizador, ni es pirolítico) cumple su función perfectamente: calienta que da gusto y lo hace a la temperatura que le indicas. Para mi, más que de sobra.

Grifos, fregaderos y desagües

Proyecto minue boholmen

Creo que algunos ya conocéis mi lucha con el fregadero Boholmen y el grifo Ringskär. Y es que su instalación fue toda una odisea, a la que hubo que sumar los problemas que tuve para encajar el desagüe, debido a que Ikea va un poco por libre con sus estándares.

Sin embargo, tras esa lucha inicial, todo lo demás ha ido bien. El sifón de Ikea es práctico y no se emboza, el fregadero se limpia fácil y no se raya al limpiarlo, y el grifo con manguera extraíble sigue funcionando como el primer día. Incluso vuelve a su posición sin quedarse un poco colgando como he visto que le ocurre a otros.

Conclusiones de mi experiencia tras dos años con una cocina de IKEA con encimera de madera

Experiencia cocina Ikea

Tras toda esta diatriba, llega el momento de contaros las conclusiones de mi experiencia tras dos años con una cocina de IKEA con encimera de madera. En líneas generales, estoy contento de haber comprado y montado mi cocina de IKEA.

Quizás sabiendo lo que sé ahora, hubiera tomado alguna decisión diferente, especialmente por lo que respecta a los tiradores, y hubiera comprado unos de mayor calidad, ya que ahora al tener los agujeros hechos, estoy limitado a los del mismo tamaño.

En cuanto a la encimera de madera, aunque tiene sus inconvenientes, me parece una decisión acertada, porque realmente es muy agradable trabajar en ella y queda preciosa. Igual a largo plazo valoro cambiar la del fregadero por algo de cuarzo compacto, que resista mejor la humedad, pero la que está en la isla se queda.

¿Qué opináis vosotros? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia con cocinas de IKEA?

En Decoesfera | Antes y después: poniendo orden en la cocina con un especiero
En Decoesfera | Catálogo Ikea 2015: novedades para la cocina

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir