Compartir
Publicidad

Cinco consejos para pintar la habitación de los niños

Cinco consejos para pintar la habitación de los niños
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para nosotros es fácil elegir pintura para nuestra habitación, sabemos lo que nos gusta, pero para crear el ambiente adecuado en el dormitorio de los niños la decisión puede ser más complicada, así que hoy os traemos cinco consejos que seguro que os podrán servir de ayuda en ese sentido.

Colores claros para espacios pequeños

Antes de decidir el color es importante estudiar las características de la habitación, sus dimensiones y los muebles que incluirá. Si la habitación es de tamaño reducido, lo mejor será pintar en colores claros y además podemos aumentar el espacio libre, por ejemplo, organizando el almacenaje bajo la cama.

La luz del sol atenúa los tonos más oscuros

La iluminación es otro aspecto fundamental a tener en cuenta, si entra la luz natural a la estancia, podremos usar tonos más oscuros ya que la luz los atenuará. Si la luz disponible es artificial, podemos usar tonos neutros combinados con colores alegres en los pequeños detalles.

habitacion niños 2

Colores adecuados cuando el dormitorio es también cuarto de estudio

El dormitorio de los niños suele ser utilizado no solo para dormir y para jugar, sino también para estudiar. Si es el caso, habiendo espacio suficiente podemos pintar las distintas zonas en colores distintos, pero para la zona de estudio se recomiendan los colores claros que favorecen la concentración.

Diviértete y haz felices a tus hijos con el color block

Que el color que elijamos para el fondo en general sea claro, no quiere decir que no podamos superponer en él un dibujo colorido, un vinilo de pared, una cenefa con un estampado alegre o cualquier otro diseño que se nos ocurra haciendo uso de la técnica del color block o superposición de colores.

Los estampados hacen que el espacio resulte más acogedor

Los estampados ya sean geométricos o florales con clásicos que nunca fallan. Lo más fácil es utilizar un tono neutro y combinarlo con el estampado de nuestra elección.

Resumiendo podemos decir que, en general para la habitación de los niños, lo mejor es usar tonos suaves, aunque no siempre tienen porqué ser neutros. De hecho, también podemos elegir la versiones más suaves de los colores intensos. Después podemos combinar con detalles de más fuerza e intensidad.

Algunos ejemplos interesantes los encontramos en el catálogo de Bruguer que nos ofrece tonos especialmente adecuados para dormitorios tanto infantiles como juveniles. Por ejemplo en la Colección Colores del Mundo: Beige Suave, Melocotón Suave, Verde Suave, Amarillo Suave, Azul Suave o Malva Suave para los más pequeños y Verde Intermedio, Beige Natural, Perla Intermedio, Terracota o Amarillo Natural para los adolescentes.

Más información | Bruguer En Decoesfera | Una buena idea: pintar la habitación infantil con franjas multicolor

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio