La tradescantia es una de las plantas perennes más resistentes. Y te contamos los trucos para cuidarla

Esta planta puede ser cultivada tanto en el interior como en el exterior de casa

Cómo cuidar la tradescantia
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Si hay una planta resistente, esa es la Tradescantia, conocida también como amor de hombre. Esta planta herbácea perenne es tan resistente que se adapta a cualquier ambiente, por lo que puede cultivarse tanto dentro como fuera de casa.

Esta planta originaria de América es más que una planta, ya que es una familia botánica con más de 70 variedades. Su principal característica son sus llamativas hojas, con colores y formas muy distintos dependiendo de la variedad. En primavera y verano, esta peculiar planta nos regala unas pequeñas flores en colores como el rosa o el blanco, entre otros colores, dependiendo de la variedad.

Además, esta planta te ayudará a purificar tu hogar, ya que elimina contaminantes del aire como el formaldehído y el benceno. Esto contribuye a crear un ambiente interior más limpio y saludable.

Cómo cuidar la tradescantia

Realmente, esta planta no requiere de demasiados cuidados. Es resistente y se adapta a distintas circunstancias... Pero aunque sea resistente, hay aspectos que debemos cuidar si queremos verla lustrosa y hermosa.

Para empezar, la luz. Aunque puede vivir en sombra parcial, lo cierto es que si quieres que crezca con vigor esta planta necesita de luz abundante. Si no tiene demasiada luz, tu planta podría llegar a enfermar. Por contra, deberás tener cuidado con el sol directo, ya que podría decolorar sus hojas.

Tradescantia

También deberás cuidar la temperatura. A esta planta le gusta el calor, por lo que debes cuidar que no pase frío. Si va a estar a menos de 12ºC, es mejor que la metas en el interior de casa. 

A la tradescantia tampoco le gusta el exceso de agua. Por eso hay que proporcionarle un buen drenaje para evitarle encharcamientos. A la hora de regar, bastará con regarla un par de veces a la semana en verano, y en invierno, una vez cada diez días. 

También deberás aplicarle durante la primavera un fertilizante para plantas líquido diluido en el agua de riego. Deberás hacerlo cada dos semanas. Y respecto a la poda, puedes podarla sin problema para que crezca más fuerte. Corta los tallos más largos, y enraízalos en agua para que puedas propagar nuevas plantas. Además, esta planta enraíza enseguida. 

Fotografías | Rachel Claire para Pexels

En Decoesfera | Cinco plantas de exterior resistentes al frío para dar color y alegría a tu jardín o terraza

En Decoesfera | Los mejores consejos para proteger tu limonero del frío

En Decoesfera | Los mejores trucos para que tu cactus de Navidad tenga una floración espectacular

Inicio