Compartir
Publicidad

Casas que inspiran: minimalismo en Notting Hill

Casas que inspiran: minimalismo en Notting Hill
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando uno piensa en una casa inglesa, le vienen a la mente imágenes de sofás acolchados, suelos de moqueta, tabiques de madera y escaleras, muchas escaleras, pues a los británicos, además de conducir por la izquierda y beber té, les encanta vivir en adosados.

Les debe compensar tener que pasarse el día para arriba y para abajo a cambio de no cruzarse con nadie en el rellano y tener que intercambiar un saludo (o negarselo, son muy suyos). Aunque vivir en un lugar que sea tuyo y sólo tuyo, sin nadie que haga ruido sobre tu cabeza o sin preocuparte por arrastrar un mueble a medianoche, también se agradece.

En cualquier caso, la casa que os presento, situada en el londinense barrio de Notting Hill, sólo tiene en común con sus vecinas eso, las escaleras, blancas y preciosas, pero en abundancia. El resto, poco o nada tiene que ver con la estética habitual en las islas ya que ésta dista bastante del minimalismo.

notting hill-salon2

Subiendo los primeros 17 peldaños, situados al final de un largo pasillo que viene desde la calle, accedemos a la estancia principal, formada por una cocina, un salón y un comedor, todo en un único espacio que recibe luz de la terraza gracias a unos amplios ventanales que se recortan en el muro.

La decoración es extremadamente sencilla, pero tiene mucha fuerza gracias al contraste entre el fondo blanco de las paredes y el suelo de hormigon pulido con las piezas de mobiliario, en colores intensos como el verde del sofá o el negro del sillón. Además, un mueble marrón oscuro recorre la habitación de punta a punta, creando una pared de impacto que amplia visualmente la estancia y que, de paso, sirve para alojar la cocina.

Los complementos juegan un papel muy importante cuando se decora con tan pocos elementos. La mantita roja que descansa sobre el sillón crea un vinculo visual con la silla situada al fondo, una relación similar a la que se establece entre el sofá y el centro de mesa. Además, los colores elegidos, al ser térreos, le dan un punto de cálidez al conjunto, que de otra forma sería demasiado frío.

notting hill-dormitorio

En el piso superior se encuentra el dormitorio, en el que se ha aplicado una solución similar. Las paredes, el techo y el suelo, son completamente lisos y blancos, creando un espacio neutro sobre el que destaca la cama gracias al color y la textura de la colcha.

La silla, las cortinas e incluso la lámpara de la mesita, también aportan su granito de arena para crear un lugar agradable donde descansar tras un ardúo día de trabajo.

Si aún nos quedan fuerzas y seguimos subiendo, llegamos al estudio, que no es más que una estancia diáfana bañada por la luz y en la que hay dispuestos varios sofás y cojines, aunque podría haber cualquier otra cosa, pues es un espacio pensado para adaptarse a las distintas necesidades que puedan surgir a lo largo de la vida de la casa, desde añadir una habitación para los niños, montar un pequeño despacho o una sala de juegos si se tercia.

notting hill-escaleras

Por último, tras el último tramo de la escalera, está la terraza, con lo que me imagino serán unas buenas vistas del famoso barrio londinense. Pero yo no voy a subir, ya son muchos los pisos que he subido y necesito recuperar el aliento antes de emprender la bajada.

Si no se te atragantan los escalones, te gusta la lluvia y la comida insulsa y te sobran algunos millones de euros, ahora mismo está en venta. Eso sí, no tardes mucho en decidirte, que por ese precio, seguro que se la quitan de las manos al vendedor.

Más información | The Modern House Estate Agents En Decoesfera | Casas que inspiran: una granja minimalista

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos