Compartir
Publicidad
Publicidad

Casas poco convencionales: vivir en una torre de agua

Casas poco convencionales: vivir en una torre de agua
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En nuestra sección de casas poco convencionales hemos visto viviendas de todo tipo, desde casas de muñecas gigantes y apartamentos innovadores con estanterías móviles hasta casas giratorias que van en busca del sol. Todas ellas excepcionales, pero ninguna tanto como vivir en una torre de agua.

A primera vista, no parece ni de lejos un lugar adecuado para instalarnos. Para empezar porque solo de pensar la cantidad de escaleras que tendremos que subir, se nos van las ganas. Pero si luego nos imaginamos el gran espacio con vistas panorámicas que se queda al vaciar el depósito de agua, tal vez la idea no resulte tan disparatada.

Veamos cómo han conseguido solucionar el diseño los arquitectos de Bham Studio.

Vivir en una torre de agua - planos

Aunque sé que estáis deseosos de ver la decoración, me vais a permitir que os enseñe primero los planos. Es lo que tenemos los arquitectos, que nos gustan casi más las lineas que las fotos.

Como se puede ver en el plano, cada planta corresponde a un espacio diferente, comunicados entre si por un sistema de escaleras que va variando a medida que subimos.

La planta baja (arriba a la izquierda) es el recibidor, la primera un espacio de almacenaje, la tercera la habitación de invitados que también es sala de juegos, la cuarta es el enorme baño principal, la quinta el dormitorio con un pequeño aseo y la sexta un gran espacio que incluye una gran cocina, un salón y un comedor. Arriba del todo hay una gran terraza (sin piscina, algo que no me explico).

Vivir en una torre de agua - salón

Sobre estas lineas podéis ver el salón, en el que destaca la gran cantidad de luz que entra por las ventanas y que le confiere al espacio un aire a terraza, potenciado por la presencia de un pequeño árbol, el suelo de tablones de madera y la barandilla.

El sofá también colabora a aumentar esa sensación de espacio exterior, pues se trata de un sofá de mimbre con cojines blancos, muy típico de las terrazas y otros espacios al aire libre.

A la izquierda se puede ver una especie de cilindro negro de pintura de pizarra, que no es más que la escalera de caracol que emerge desde la habitación de la planta inferior.

Vivir en una torre de agua - cocina

Al otro lado del cilindro, que está decorado con pintadas de todo tipo (alguna con tintes políticos), se encuentra la gran cocina de lineas modernas y color blanco en la que destaca un gran grifo con un fregadero también enorme, como si allí se fuera a fregar a mano la vajilla de una boda.

Entre los dos espacios se encuentra el comedor, que es desde donde se ha tomado la foto, y que siguiendo la línea de la decoración, es un sencillo juego de mesa y sillas minimalistas que disfruta de las maravillosas vistas que ofrece una posición tan elevada como la de una torre de agua.

Sobre la cocina observamos una pequeña pasarela y una escalera casi de mano que lleva a la terraza que he mencionado antes, y en la que supongo que los habitantes de la casa usarán para tomar el sol cuando haga bueno.

Vivir en una torre de agua - habitación

Como habréis podido deducir, los espacios y las estancias no son precisamente pequeños. De hecho, creo que si la torre la llega adquirir un constructor despiadado, es capaz de sacar un minipiso por planta.

Tanto espacio da lugar a imágenes tan bellas como la de la preciosa bañera rodeada de nada o la maravillosa escalera de caracol de acero inoxidable situada en medio del gran dormitorio principal.

Poniéndome un poco marujo —acabo de limpiar mi casa— no me imagino lo que es limpiar tanto suelo una y otra vez. Vamos, que si te compras uno de esos robots que prometen limpiar la casa solo, se pide la baja por estrés laboral.

Vivir en una torre de agua - detalles

Por último, antes de dejaros con una gran galería de imágenes con la que podéis recrearos en cada detalle de la casa, me gustaría que le echarais un vistazo a dos cositas.

Por un lado, al meticuloso estudio de iluminación que hicieron los arquitectos para caracterizar cada espacio según las necesidades lumínicas de cada caso, pues con estancias tan grandes, si no se ilumina bien, puede resultar desconcertante tanta amplitud.

Por el otro, el precioso gesto espacial que se puede observar en la sección y en la foto de la izquierda, y que nos muestra cómo se ha conseguido crear ese efecto de espacio dentro de otro espacio, de forma que el salón-comedor-cocina es una especie de gran plataforma dentro de la cúpula que antes era el depósito del agua.

Espero que os haya gustado esta casa poco convencional en una torre de agua, no dejéis de visitar la galería para ver todas las fotos, os aseguro que no tiene desperdicio.

Vía | Toxel
Más información | Bahm Design Estudio
En Decoesfera | Una buena idea: casas giratorias

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos