Publicidad

Antes y después: de la oscuridad absoluta al baño de mis sueños

Antes y después: de la oscuridad absoluta al baño de mis sueños
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya me conocéis, no soy muy devoto de los antes y después, pero es que a veces el cambio es tan grande, y tan instructivo, que no puedo evitar enseñaroslo. Es el caso de este baño que ha pasado de la oscuridad absoluta a convertirse en el baño de mis sueños.

En la imagen del antes, podemos apreciar como gran parte del cuarto de baño está realizado en madera oscura, incluso algunas paredes al completo. Las que no, están revestidas de un azulejo verde plomo nada acertado. La bañera vieja de madera, tampoco ayuda.

Además, parece que la cal haya hecho estragos en todas las superficies oscuras y, como ocurre siempre en los antes y después, ha cundido el desorden justo para hacer la foto. Aún así, atentos al impresionante después.

Antes y después - el baño de mis sueños

¡Tachán! Sí, es el mismo baño, por si os lo estáis preguntando, solo que han cambiando los tonos oscuros de todos los materiales por el mármol blanco y las transparencias. La gran bañera encastada ha dejado paso a una ducha a nivel de suelo, separada simplemente por una mampara fija de vidrio transparente.

La luz que entra por la ventana inunda la estancia. Es como si estuviéramos en un sueño, en lo que todo tiene un halo deslumbrante de la cantidad de luz que hay. Esta luminosidad ayuda a percibir el espacio como mucho más grande, aunque el hecho de haber quitado la bañera y aquel enorme mueble de baño, también es crucial.

Ahora el lavabo es una pieza de mármol grácilmente sujeta por unas patas metálicas. Mucho más ligero y liviano. El detalle del espejo de madera, junto con las dos luces con forma de rama de árbol (o cornamenta de ciervo), le dan la nota de color y la personalidad necesaria para que el conjunto no resulte anodino.

Antes y después - de la oscuridad absoluta al baño de mis sueños

Lo único que no me acaba de gustar el la pieza del inodoro, que es un poco voluminosa, y nada elegante. Quizás hubiera quedado mucho mejor un inodoro suspendido, o al menos uno con cisterna empotrada, ahora que conocemos mejor sus virtudes.

En cualquier caso, un cambio radical para un baño oscuro como pocos, y que ahora ya es oficialmente el baño de mis sueños. Lástima que el mármol sea tan caro y no me dé el presupuesto para hacer el mío así.

Vía | Design Sponge
En Decoesfera | Antes y después: la nueva distribución del baño de Fede

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir