Publicidad

Mascotas en casa (II): los sitios prohibidos

Mascotas en casa (II): los sitios prohibidos
7 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Os presento a Noche, una de mis gatas. Esta foto se la saqué hace aproximadamente un año, y creo que es la mejor para ilustrar el tema de hoy.

Hace tiempo que empezamos una serie de post sobre los cuidados de las mascotas en el hogar que habíamos dejado pendiente. En un primer post os hablamos de cómo evitar el problema de los pelos, hoy os hablaremos de cómo alejar a los animales de determinados lugares.

Me explico. Todos queremos a nuestras mascotas, pero hay sitios donde no queremos que se suban o donde no queremos que estén, son lo que vamos a llamar los sitios prohibidos.

Estos en el caso de los perros suelen ser aquellos lugares de la casa en los que el dueño se encuentra mejor y más continuamente, como por ejemplo su sillón, la cama, el taller donde trabaja, etc.

En el caso de los gatos la presencia o la mayor presencia del dueño tiene ver, pero también otras cosas como que les encantan los lugares calentitos como el ordenador o acolchados y ocultos como el interior del armario, sobre tu ropa.

Mascotas en casa: los sitios prohibidos

Evitar la presencia de nuestros animales en estos lugares es, sin duda alguna muy difícil. Lo mejor y más rápido siempre es dejar aislado el sitio para que no puedan pasar.

Existen puertas para perros por ejemplo, a una altura considerable, pensadas para colocarse en la entrada de determinadas habitaciones y que no puedan pasar.

Sin embargo esto no siempre es posible, llegando el turno de la educación. En el caso de los perros la táctica de la recompensa y castigo funciona muy bien, aunque requiere tiempo.

Es decir, premiar a nuestro animal cuando no se encuentra en nuestro sillón cuando llegamos y castigarle cuando está ahí, para que él aprenda que es algo malo.

En el caso de los gatos es aún más difícil, son tozudos, no les suele importar el castigo y además no se dan cuenta si no es inmediato de por qué se les está castigando. En el caso de estos animales lo mejor es tener un pequeño difusor de agua con un poco de jabón, y que cuando se suban en tu presencia a algún sitio donde no quieras que estén los rocíes ligeramente, es la mejor táctica y la más efectiva.

Eso sí, ten en cuenta estos dos consejos:

  • no los confundas, si el ordenador es un sitio prohibido hoy tiene que serlo mañana también, si no nunca aprenderá a no subirse
  • intenta que identifique bien lo que es un castigo y una recompensa y que sepa siempre por qué se le ha castigado o recompensado

En Decoesfera | Mascotas en casa (I): evitar el pelo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios