Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

En pareja, a solas, en familia… Dinos cómo vives y te diremos cómo ahorrar en agua caliente

En pareja, a solas, en familia… Dinos cómo vives y te diremos cómo ahorrar en agua caliente
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Comunidad
image


Instagram


Lo mejor

Estos últimos días hemos visto cómo gastar menos en calefacción, mantener la iluminación ideal en invierno y en definitiva tener un hogar más sostenible, pero para conseguirlo nos faltaba un punto importante: cómo ahorrar en agua caliente, el segundo consumidor de energía de nuestras casas, que supone un 25% aproximado del consumo energético total.

Para elegir la opción más conveniente debemos tener en cuenta el tipo de instalación con la que contamos y también el número de personas que estamos haciendo uso del agua caliente. Una medida que sirve para todos es el cambio de bañera a ducha, pero hay otros puntos a tener en cuenta, que podemos adaptar según nuestras necesidades, y hoy los vamos a descubrir de la mano de Leroy Merlin.

Soluciones para pisos pequeños

Si vives solo o en pareja en un piso o en un estudio que no cuenta con instalación de gas, o si dispones de una segunda residencia que utilizas solo ocasionalmente, una buena solución es optar por un termo eléctrico programable.

Aguacaliente

Este tipo de aparatos ofrecen la posibilidad de un ahorro en consumo de hasta el 20%. Para conseguirlo solo tenemos que programarlos de forma que se activen en las franjas horarias en las que sabemos que necesitaremos agua caliente y se mantengan apagados el resto del día. También disponen de una función eco que selecciona de forma automática la temperatura de confort garantizando el menor consumo posible.

Los termos eléctricos como el digital Equation incluyen un material aislante que reduce las fugas de calor, pudiendo disminuir el consumo hasta en un 40%. Para evitar pérdidas de calor conviene instalar el termo, en la medida de lo posible, cerca del cuarto de baño.

Para una persona será suficiente un termo de 50 litros, para dos de 80 litros, para tres de 100 litros, para cuatro de 150 litros y para más de 200 litros. Cuidado porque tener un termo eléctrico de mayor tamaño del que necesitamos nos hará estar manteniendo agua caliente que no vamos a usar, con su correspondiente gasto. Por otra parte para las familias numerosas es recomendable contemplar la posibilidad de cambiar a una instalación de gas, y así utilizar varias duchas y grifos a la vez sin problemas.

¿Y si tengo gas?

Bano3

Los calentadores termostáticos controlan la potencia de la llama mediante el caudal de gas, adecuando el aporte de calor a la demanda de agua caliente. En los calentadores de encendido automático como el Estanco Cointra Supreme, la llama solo se enciende cuando abres el grifo de agua caliente, lo cual supone un 10% de ahorro anual en gas y además te permite ajustar la temperatura.

Para elegir el calentador más adecuado según su capacidad de producción tendremos que considerar el consumo de agua caliente, por ejemplo: Para 1 ducha necesitamos 10 litros por minuto, pero si son dos duchas simultáneas o un lavabo más una ducha, nos harán falta 15 litros por minuto, mientras que al lavarnos las manos o abrir el fregadero solo 5 litros por minuto.

Los grifos también son importantes

Como ya hemos comentado, lo ideal es que el termo esté lo más cerca posible de las estancias en las que usamos el agua caliente, pero a veces son varias, o no hay espacio más que en la cocina, para lo que nos ayudará contar con un buen aislamiento, tanto de los depósitos de almacenamiento como instalando coquillas en las tuberías.

Bano4

Los tipos de grifo también contribuyen a ahorrar en agua caliente, a parte de revisar que no tengan pérdidas y controlar la apertura del caudal con un reductor, elegir un modelo monomando hará que nos resulte más fácil regular la temperatura sin malgastar agua caliente. Procura dejarlo cerrado siempre en la posición en la que el agua sale fría, esto es más sencillo con el monomando de apertura central fría, que al abrirlo en posición central nos da agua fría en lugar de templada.

Para la ducha viene muy bien contar con grifos termoestáticos que cuentan con dos mandos, uno para controlar la temperatura en grados y otro para regular el caudal, manteniendo la temperatura constante aunque se abran otros grifos en la casa. Tardan menos en calentar y al no tener que esperar tanto tiempo para regular la temperatura ideal (entre 30 y 35º C) se ahorra toda esa agua que dejamos correr normalmente para conseguirla.

En la web de Leroy Merlin encontrarás una completa guía de ahorro de agua y energía así como todo lo necesario para reducir el gasto en agua caliente. Si empiezas a poner en práctica estas recomendaciones ahora, seguro que notarás la diferencia en la factura al acabar el invierno.

En Planes de Otoño

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos