Compartir
Publicidad

Vivir en un remolque de 20 metros cuadrados

Guardar
11 Comentarios
Publicidad

Vaya por delante que sufro claustrofobia, y no podría pasar mucho tiempo en la casa que os presento, pero hay que reconocer que Jay, su propietario, es un dechado de orden y organización, algo imprescindible cuando se vive en un espacio tan pequeño como este, unos -27- 20 metros cuadrados para más señas. La mini-vivienda esta situada en pleno campo, es un bonito remolque de madera en el que no falta detalle, tanto por dentro como por fuera.

El exterior resulta encantador gracias al revestimiento de madera, y detalles como la ventana del dormitorio o el minúsculo porche en el que no faltan dos jardineras para dar la bienvenida. Dentro todo es pequeño, como la mínima chimenea que calienta el ambiente entre dos butacas.

Sobra decir que el salón es multifunción: estar, comedor, escritorio y cocina en una sola pieza, con soluciones básicas pero muy efectivas a la hora de cambiar de tercio. Jay muestra sus armarios en los que todo está perfectamente ordenado, con un lugar para cada cosa, ropa, vajilla, libros… Un simple tablero y una borriqueta metálica arman una mesa en un santiamén, y en la cocina volvemos a ver el mismo nivel de organización, con muebles de madera natural que esconden frigorífico, horno, y fogones.

En el baño, Jay ha montado dos mamparas o puertas correderas con dos láminas transparentes, y el dormitorio es un escaso espacio abuhardillado en el que apenas cabe el colchón y un armario empotrado en la pared, en el que se ordena la ropa en estantes.

Además de todo esto, Jay viaja con su pequeño hogar, no olvidemos que es una caravana y basta engancharla a un vehículo para poder llevarse la casa a cuestas. Como diría mi amiga María ¡hay que ver lo apañao que es Jay!

Vía | No Puedo Creer
En Decoesfera | Minipisos: aprovechando el alto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos