Publicidad

Seis factores clave la arquitectura educacional, así afecta el diseño de los colegios al aprendizaje

Seis factores clave la arquitectura educacional, así afecta el diseño de los colegios al aprendizaje
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En el mes de septiembre, marcado por la vuelta al cole siempre recordamos la enorme importancia que tienen los centros educativos en la creación de la sociedad del mañana. Por eso, en los últimos años, las aulas han empezado a cambiar su configuración con el objetivo de fomentar el aprendizaje y la comunicación, estimular al máximo las experiencias sensoriales y optimizar la sensación de bienestar del alumnado.

A lo largo de la historia, se han ido proyectando centros educativos con características más parecidas a espacios disciplinarios que a lugares donde liberar y absorber conocimientos. Ahora, esto ha cambiado gracias a un diseño caracterizado por espacios polivalentes y abiertos, enfocados al confort interior y donde el color toma mayor importancia con el objetivo de fomentar el pensamiento creativo. En Sto analizan algunos de los principales elementos que marcan el futuro de la arquitectura de los centros educativos y proponen los seis siguientes.

Teacher 3765909 1920

  • Necesitamos centros multiconfort basados en la sostenibilidad. Según un estudio realizado por la universidad británica de Salford, la orientación de las clases, la luz, el ruido, la temperatura o la calidad del aire en cada aula influyen un 25% en el rendimiento académico. Lo que ha propiciado que asegurar el “multiconfort” a través de la construcción sostenible sea el objetivo principal, incluyendo: confort térmico, determinado por la temperatura; confort acústico, centrado en parámetros de ruido; confort visual, relacionado con la luz natural disponible y calidad del aire interior, basado en disminuir concentración de contaminantes, polen, polvo o humo.

  • Queremos espacios de aprendizaje flexibles y funcionales. La escuela del futuro romperá con el concepto de “aula” o “clase” y admitirá usos diversificados y cambios en las estructuras a través de tabiques móviles, cortinas, biombos, puertas correderas... El objetivo es que el centro educativo elija el espacio de aprendizaje según la actividad a realizar, adaptando, así, el entorno a sus necesidades. Se ha demostrado que crear aulas con distribuciones más dinámicas fomenta la creatividad, favorece una mentalidad abierta y ayuda a que el aprendizaje sea más colaborativo.

Living Room 371455 1920
  • Buscamos zonas comunes donde compartir y aprender. Los pasillos dejan de concebirse como un lugar de paso, sino como espacios donde también se puede aprender. Ahora es posible encontrar en ellos pizarras, murales colaborativos, mesas de trabajo, elementos de aprendizaje o, dando un paso más allá, objetos multipropósito donde poder realizar todas estas acciones con un solo elemento de mobiliario.

  • El colegio debe ser un lugar que estimule al máximo las experiencias sensoriales. Todas las investigaciones neurobiológicas demuestran el gran coprotagonismo de los sentidos en la construcción del conocimiento. Por ello, es necesario crear ambientes con diversidad de olores, sonidos, texturas y tonalidades que enriquezcan. En este sentido, la elección de colores es uno de los elementos más importantes. De ahí que, ahora, el modelo de paredes blancas y colores uniformes esté pasando a la historia y se esté apostando por una determinada tonalidad, según el nivel escolar o el uso de una determinada estancia.

Lab 1075972 1920
  • Avanzamos hacia las escuelas modulares. Una alternativa interesante a la construcción solida son las estructuras modulares. Gracias a su breve tiempo de construcción, son la respuesta más rápida y eficaz para satisfacer rápidamente la creciente demanda de nuevas escuelas.

  • Se trabaja en la integración del exterior en el interior. El objetivo ahora no es aislar, sino integrar. Hay muchos proyectos que ya están consiguiendo esta conexión entre el exterior y el interior: grandes ventanales que sirven de asiento y que incitan a los estudiantes a explorar aquello que les rodea, fachadas en las que escalar y jugar y que forman parte del mismo espacio de aprendizaje, centros formativos ubicados alrededor de un elemento relacionado con la naturaleza...

Queda mucho por hacer, pero parece que vamos en la dirección correcta en lo que a diseño de escuelas se refiere, ¿no os parece?

Más información | Sto Ibérica


Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir