Compartir
Publicidad

Cabañas rodantes, reinventando los bungalows

Cabañas rodantes, reinventando los bungalows
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este verano recordé mis años mozos y, mochila al hombro, me aventuré a probar de nuevo pasar la noche en un camping por Portugal, para disfrutar de la isla de Tavira.

Si bien el precio fue de risa: 8 euros por dos personas y tienda, la comodidad no es que fuera lo que más destaco del mini viaje, a pesar de llevar colchón y una de esas tiendas Quechua que se montan en un abrir y cerrar de ojos y se desmontan, si eres habilidoso, en un plis plas.

Eso si, también podría haber optado por un bungalow, que aunque sube algo de precio, empezamos a entrar en cotas de comodidad razonables.

Pero dando una vuelta por la red, me ha encantado este concepto de bungalows “vips” diseñados por el estudio de arquitectura Oska architects.

interior cabaña

La idea se basa en unas cabañas rodantes, que reinventan el concepto de construcción efímera y dan un paso más en el alojamiento temporal de acampada.

Lineas puras y un espacio diáfano consiguen hacer de un módulo interior de sólo 18 metros cuadrados una estancia ideal para pasar un día, o varios, durmiendo en el campo.

Respecto a los materiales, la estructura es de acero vista, que junto a la la utilización del vidrio y de la madera, como materiales predominantes tanto exterior como interiormente, consigue dotar de una calidez al espacio interior, sin prescindir de la relación con el entorno.

Además incluye chimenea, por lo que nada de pasar frío, aunque estemos en climas intempestivos como el de la foto:

cabañas rodantes nieve

Sólo le veo una cosa extraña y es la disposición del baño, que se sitúa fuera del módulo principal, en la generosa terraza de 22 metros cuadrados, pero por lo demás me parece un proyecto genial tanto arquitectónicamente como en su diseño interior.

Evidentemente el precio no es lo mismo que usando mi Quechua, pero las sensaciones y la comodidad, tampoco.

De momento este “camping de lujo” sólo podréis visitarlo si estáis por Mazama, Washington, que es donde se sitúa el proyecto, aunque como os digo, me encantaría que algún osado empresario trajera un concepto similar a España. Os aseguro que vendo la Quechua.

Os dejo con una galería de fotos. ¿Entran ganas de pasar una noche o no?

Vía | Arch Daily
Más Información | oska architects
Fotos | Chad Kirkpatrick y Olson Sundberg Kundig Allen Architects

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos