Compartir
Publicidad
Publicidad

Cabecero de forja bordado

Cabecero de forja bordado
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Soy gran fan de la forja, no sólo porque mi abuelo, que es herrero, haya hecho varias de las piezas de forja más bonitas que recuerdo, sino también porque las piezas de metal no pasan de moda, son ligeras y son fáciles de personalizar. Entiendo que no todo el mundo puede permitirse tener un cabecero de forja y que puede resultar algo incómodo a la hora de apoyarse en él para leer antes de dormir, pero eso no significa que haya que renunciar a tener uno en tu habitación.

Eso debió de ser lo que pensó la diseñadora Lydia Lee cuando adquirió un cabecero tapizado y se cansó de él. Lo que hizo, ni corta ni perezosa, fue bordar el cabecero de forja de sus sueños. Lo primero que tenéis que hacer si queréis imitarla, es dibujar sobre el papel el diseño que queréis reproducir. Es fundamental que midáis antes la superficie para que os quede proporcionado lo que bordéis.

Un detalle del cabecero bordado.

Como suponéis, para hacer esto que os propongo, tenéis que separar la tela del cabecero para poder bordarlo bien, e incluso ponerlo sobre un bastidor. Tenéis que pensar que el trazo debe ser lo suficientemente ancho para que se vea, así que yo os recomiendo coserlo a cadeneta, hacer punto de cruz o petit point... en fin, cualquier patrón que tenga algo de relieve. Una vez lo tenéis, lavad y planchad la tela antes de ajustarla al cabecero de nuevo.

Voila! Ya tenéis un cabecero personalizado y totalmente original.

Vía | Design*Sponge En Decoesfera | Hazlo tú mismo: un cabecero con cinta aislante, ¿Qué tela elijo para tapizar mi cabecero? Decoesfera responde

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos