Publicidad

La maravillosa suite del Greenwich Hotel, el hotel de Robert de Niro

La maravillosa suite del Greenwich Hotel, el hotel de Robert de Niro
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Tribeca es uno de los barrios de Nueva York que pasa más desapercibido, amado por sus residentes y por los visitantes expertos que aprecian las ventajas de un zona discreta cerca del Soho, Greenwich Village y Wall Street, alejado de los típicos lugares turísticos.

Uno de los mayores representantes de la zona es Robert De Niro, quién encabezó la creación del hotel Greenwich, es sin lugar a duda la visión más purista del diseño artesanal o del estilo neorústico que he visto jamás. Aunque todo el hotel es una auténtica maravilla del diseño, hoy me centro únicamente en la suite del Greenwich Hotel.

suite del Greenwich Hotel
suite del Greenwich Hotel

De sus interiores cabe destacar el trabajo de numerosos artesanos de todo el mundo, además de otros detalles de diseño como las ventanas de cristal emplomado, vigas de roble expuestas y suelos de madera antigua natural.

La suite goza de chimenea activa, una colección de muebles de líneas sobrias, donde destaca una paleta cromática neutra, oscura y masculina que se mezcla con una gran cantidad de texturas que vamos encontrando en las paredes e infinidad de materiales, terciopelo, madera, papel o metal.

suite del Greenwich Hotel
suite del Greenwich Hotel

Su sobriedad está a medio camino del look industrial despojado de cualquier decoración superficial con mucho metal y grandes claroscuros y del estilo Amish con grandes cantidades de madera y sus hermosas confecciones artesanas.

El Hotel Greenwich ha sido proyectado por el diseñador belga Axel Vervoordt con gran acierto. Su estilo es tan osado que puede no guste a todos, o lo encuentras maravilloso o lo detestas, no tiene término medio.

suite del Greenwich Hotel
suite del Greenwich Hotel

El hotel cuenta con un magnífico spa Shibui de inspiración japonesa, cuenta con una piscina a la luz de linternas con un techo de vigas de madera vistas, un vestíbulo, un gimnasio y cinco salas de tratamientos. Seguro que de este hotel sales mejor de lo que entraste.

Además tiene una maravillosa biblioteca, un patio arbolado, y la Locanda Verde, una trattoria informal de barrio con sus sillas Tolix e iluminación industrial, sirve versiones de la cocina fresca italiana del alabado chef Andrew Carmellini.

suite del Greenwich Hotel

Si algún día me decido a viajar a Nueva York, este es sin duda el hotel en el que me hospedaría, queda en mi lista de deseos. Aunque tendré que ahorrar, puesto que cada noche en una habitación simple cuesta 400 euros, aproximadamente.

Reservas | Greenwich Hotel
Imágenes | David Prince
Interiorismo | Axel Vervoordt
En Decoesfera | El espectacular restaurante y hotel Sala Rattanakosin en Tailandia con un look industrial

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios