Publicidad

Casas poco convencionales: una caravana con mucho estilo

Casas poco convencionales: una caravana con mucho estilo
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde pequeño, cuando iba de camping con mis padres, he sentido una mezcla de envidia y admiración por las caravanas, probablemente fruto de que yo dormía en una tienda de campaña sin baño, ni tele ni nevera y también por curiosidad de saber cómo podía caber una casa entera en tan poco sitio (por aquel entonces, nadie había oído hablar de minipisos).

Hoy os traigo una caravana con mucho estilo, de esas que te hacen girar la cabeza cuando las ves pasar, pues su carrocería en acero cromado y ese diseño americano tan vintage es difícil que pase desapercibido.

Pero si su exterior ha captado vuestra atención, esperad a ver su interior, porque la renovación que ha hecho el arquitecto californiano Matthew Hoffamann es simplemente espectacular, para quitarse el sombrero.

Casas poco convencionales - caravana - interior 1

Nada más entrar nos damos cuenta de que esta no es una caravana al uso. La luz entra a raudales por las ventanas, inundando con su claridad todo el espacio gracias a las superficies blancas y maderas alegres con las que se ha decorado el interior. Aunque la caravana se vislumbra grande desde el exterior, el interior sorprende por la sensación de amplitud que transmite (aunque la fotografía con gran angular ayuda).

En la imagen, tomada desde la zona de estar, podemos ver la generosa cocina, que ocupa gran parte del espacio. Al fondo podemos vislumbrar el baño y a la izquierda se atisba la cama asomando.

Me gusta mucho el detalle del famoso cuadro de René Magritte, “El hijo del hombre”, colgado en la entrada, en una de las pocas paredes verticales que debe haber en toda la roulotte. Aporta un toque de calidez a la decoración, que podría pecar de un tanto fría sin él.

Casas poco convencionales - caravana - interior 2

Pero ese no es el único detalle interesante que ofrece pues, como es lógico, la caravana está llena de infinidad de huecos y sorpresas que permiten aprovechar al máximo el espacio sin hacer que el conjunto resulte agobiante.

Por poner un par de ejemplos, tenemos la práctica alacena extraíble que se oculta en el armario de la entrada (donde estaba colgado el cuadro). La cama, a su vez, es también un sofá (qué menos), que se pliega y despliega para ofrecer dónde dormir al arquitecto y su pareja, que viven y trabajan a diario en esta maravillosa casa con ruedas.

En la zona de trabajo también han aplicado mucho ingenio. No sé cuán cómodo debe de ser trabajar ocho horas al día en esos pequeños sofás, pero me encanta la idea de colocar un gran iMac en la pared con un sistema de anclaje desplegable. Tampoco se queda atrás el cajón extraíble bajo los asientos, en el que aparece como por arte de magia una impresora multifunción.

Casas poco convencionales - caravana - baño

Por último, el baño, el lugar que siempre me ha parecido un suplicio en las caravanas. Por angosto e incómodo, siempre he pensado que ducharse allí debía distar mucho de lo placentero que es hacerlo en casa.

Sin embargo, el baño de esta caravana con mucho estilo se ha resuelto de maravilla. Sacrificando quizás un poco de espacio para el resto de funciones, se ha diseñado un baño amplio, en el que uno parece estar en una pequeña piscina, con esos clásicos azulejos azules en varios tonos de azul.

En la galería, como es habitual, tenéis algunas imágenes más con las que deleitaros. También hay un plano de la caravana y un par de fotos de antes de ser restaurada (estaba en muy mal estado).

Vía | Design Milk
Más información | Hoffmann Architecture
En Decoesfera | Una caravana de ensueño

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir