Compartir
Publicidad

Casas poco convencionales: una cabaña en medio de la nieve

Casas poco convencionales: una cabaña en medio de la nieve
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con aspecto de haber sido olvidada a merced de las inclemencias del tiempo, esta pequeña cabaña en medio de la nieve esconde una pequeña sorpresa en su interior, como una caracola de la que de repente emerge un ermitaño.

Al reformar esta cabaña en los Alpes suizos, los arquitectos de Rapin Saiz decidieron conservar la madera de fuera, quemada por el sol y deteriorada por el frío desde el siglo XIX, renovando completamente el interior con una madera suave y cálida que contrasta con la rugosidad del exterior.

Lo que me ha sorprendido mucho es lo amplio que resulta el interior dado lo pequeña que parece la cabaña por fuera, pero lo mejor es que entréis, os quitéis el abrigo y las botas y lo veáis con vuestros propios ojos.

Una cabaña en la nieve - cocina

La estancia principal, a la que se accede directamente desde la entrada, es un espacio único en el que se ubican la cocina y el salón comedor. Todas las superficies comparten el mismo acabado, tablones de madera de tonos cálidos.

La cocina está situada al fondo, ocupando la pared de lado a lado, con una ventana horizontal integrada junto con las estanterías ligeras situadas sobre la encimera. Delante de la barra, una mesa también de madera, pero muy liviana, hace las veces del comedor.

Al otro lado esta ubicado el salón, organizado alrededor de la chimenea, y en el que apenas hay elementos decorativos. Tan solo un pequeño cuadro sobre un sofá tapizado en azul, una butaca de madera y una pequeña mesita de color fucsia.

Una cabaña en la nieve - salon

Enfrente del sofá está la escalera que nos lleva a la planta superior y, aunque no se ve porque la tapa la butaca, también el hueco para bajar al semisótano, donde está el baño.

De esta zona no tenemos fotos, pero por los planos se puede ver que es un baño muy grande, con una gran bañera (probablemente sauna), armarios de almacenaje, un cuarto de limpieza, el inodoro independiente e incluso una pequeña pseudo terraza cubierta.

No me gusta que el baño esté tan alejado de los dormitorios, ya que resulta incómodo tener que bajar dos pisos para llegar desde la cama, pero dadas las limitaciones de espacio de la cabaña, se puede perdonar.

Una cabaña en la nieve - dormitorios

En la planta superior están situadas las habitaciones. Aunque parezca increíble, han conseguido organizarlo de forma que caben tres camas, dos de ellas bastante independizadas. Los cuartos no son muy amplios, pero resultan acogedores y perfectos para dormir recogidos después de un duro día en la montaña.

Desde luego, esta cabaña en medio de la nieve no es la típica casa de los Alpes, pero me ha gustado mucho lo cálido y acogedor que es el interior, lo bien aprovechado que está el espacio y el contraste de la ajada madera del exterior con las superficies lisas y cuidadas de la madera de dentro.

Vía | Subitilitas
Más información | Rapin Saiz Architectes
En Decoesfera | Casas que inspiran: una fortaleza entre las rocas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos