Siete usos que podemos darle al famoso carrito RÅSKOG de Ikea en casa: desde la terraza hasta la cocina o el baño
Cajón Decoesfera

Siete usos que podemos darle al famoso carrito RÅSKOG de Ikea en casa: desde la terraza hasta la cocina o el baño

Muchas veces a la hora de elegir cómo amueblar nuestra casa uno de los aspectos a los que más importancia le damos -y con razón- es su versatilidad. Precisamente por esto últimamente abundan muebles que podemos poner en varias estancias sin problemas porque se integrarán perfectamente en todas ellas.

Carrito RÅSKOG

Carrito RÅSKOG

Y hoy hemos fichado uno de esos tiempos de muebles en Ikea: su famoso carro RÅSKOG. Un carrito metálico al que le llevamos años echando un ojo y del que hoy vamos a explorar todas las posibilidades que nos ofrece en casa. Ya que al tener ruedas podemos moverlo de un lado a otro sin esfuerzo. Está disponible en dos colores, blanco y negro, y cuesta 49 euros.

Un vistazo a…
Novedades Primavera 2022 - IKEA

En el despacho o sala de estudio

Para libros o apuntes

Hay algo que no falta en ningún despacho o cuarto de estudio y son los libros y apuntes, sobre todo en el caso de los opositores. Al ser un carrito abierto no solo lo tenemos todo a mano, sino que de un solo vistazo encontraremos lo que estamos buscando.

 

Para guardar el material escolar

Otra idea para integrar el carrito en nuestro despacho o sala de estudio es guardando en él todo el material de oficina que tengamos: bolígrafos, rotuladores, lápices. Y si nos sobra espacio también cuadernos o más libros, como en el caso anterior.

 

En la cocina

Para frutas y verduras

Al ser un carrito móvil podemos guardar en él alimentos, sean frutas, verduras o legumbres, y acceder a ellas fácilmente en cualquier momento mientras cocinamos. Podemos, por ejemplo, dividir el carro de forma que cada balda corresponda a un tipo concreto.

 

Para el café

Otra opción es usarlo para guardar en él todo lo relacionado con el té y el café, ya sean los platos, los sobres, el azúcar, las tazas, la cafetera... Así además podemos llevarlo directamente al salón, por ejemplo, cuando vayamos a merendar.

 

En el baño

Para toallas y jabones

El baño suele ser una de las estancias más pequeñas de la casa, en la que nunca solemos ir sobrados de espacio que se diga. Por eso el carrito es ideal para colocar en él toallas, jabones e incluso rollos de papel higiénico y moverlo por el baño en función de donde lo necesitemos.

 

 

En la terraza

Nuestra terraza o jardín va a ser probablemente una de las estancias en las que más tiempo pasemos en cuanto llegue el calor y con este carrito podemos exprimirla aún más. Una idea es poner en él plantas, sean artificiales o naturales, aunque también podemos poner todo tipo de cosas.

 

 

En el cuarto del bebé

Y por último podemos utilizarlo como carrito para guardar los pañales, toallitas o demás enseres que necesitemos tener a mano en la habitación del bebé. Es ideal para tener junto al cambiador, por ejemplo.

 

Nota: algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

En Decoesfera | El juego de mesas y sillas rebajado de Lidl que convertirá nuestra terraza o jardín en un auténtico chill out

En Decoesfera | Esta nueva vajilla estampada de Ikea cuesta solo 10 euros y nos invita a empezar a soñar con el verano

Temas
Inicio