Compartir
Publicidad
Publicidad

Plantas de interior (IV): ¿Cómo regarlas?

Plantas de interior (IV): ¿Cómo regarlas?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque parezca mentira regar las plantas no es sólo "echarles agua", la forma en que lo hagamos y la calidad del agua que utilicemos puede influir mucho en la apariencia de nuestras plantas, sobre todo las de interior, y recordemos que se trata de nuestra decoración y que queremos que tengan el aspecto más atractivo posible.

Nuestro especial Plantas de interior en principio iba a ser sobre los distintos tipos de plantas que podíamos tener dentro de casa y cómo integrarlas en nuestra decoración, pero creo que consejos sobre cómo cuidarlas pueden ser también interesantes así que he decidido ampliarlos a cuidados, y nada mejor para empezar que aprender a regarlas de la mejor manera posible.

Lo primero y más importante es que no les falte el agua es decir, que las riegues con la frecuencia adecuada para que no se marchiten, el hecho de que estén en el interior y por tanto más alejadas de la luz no significa que tengan menos necesidades de agua.

Eso sí, igual que lo primero es que nunca les falte el agua lo segundo es aportar el agua que realmente necesitan, es igual de perjudicial regar poco que regar mucho.

Cada planta necesita un aporte de agua determinado, por ejemplo regar un cactus a diario es perjudicial, sin embargo hay otras plantas que necesitan aportes de agua frecuentes. Averiguar qué necesitan es más sencillo de lo que parece, sólo necesitas información que puedes encontrar en el vivero, cuando las compres no te olvides de preguntar por sus cuidados básicos, si las has plantado tú sueles tener la información en el sobre de semillas o bien existen multitud de páginas en internet donde puedes tener información de los requerimientos de cada una de las especies.

La temperatura es igual de importante que la cantidad de agua, el agua muy caliente o muy fría puede dañar las raíces y los tallos y por tanto las plantas, lo mejor es que utilices agua que esté a la temperatura de la habitación (que no necesariamente tiene por qué ser la misma que la del exterior), y para ello nada mejor que coger un cubo y dejar reposar el agua algnas horas, una noche o un día (ponerla en el cubo por la mañana y regar por la tarde por ejemplo), así además conseguirás que el agua se oxigene y aportarás a las plantas menos cloro (un elemento que suele ponerse al agua de consumo).

Por otro lado las plantas no sólo necesitan agua, también necesitan nutrientes y aunque de esto ya os hablaremos en otro post lo cierto es que el agua puede ser una excelente forma de administrarselos para ello nada mejor que aportarle agua de nuestra cocina, donde se han cocido alimentos y por tanto nutrientes: por ejemplo agua donde hayas hervido huevos o la que obtenemos al descongelar la carne o el pescado, con una vez a la semana será suficiente, eso sí, tiene un problema, el olor, pero así además de aportar nutrientes ayudamos al medio ambiente no gastando tanta agua.

Especial | Plantas de interior

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos