Compartir
Publicidad

Antes y después: un salón que pasa al blanco

Antes y después: un salón que pasa al blanco
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy os traigo un salón de aires noventeros que ha dado un cambio a mejor a base de simplificarse. No quiero avanzar acontecimientos pero seguro que vosotros viendo la foto de partida os podéis hacer una idea de qué elementos van fuera. Aunque todo el conjunto "tiene una pedrada" que dirían mis amigos, a mí lo que más me chirría es la lámpara del techo y la lámpara de pie, con unas tulipas un poco feas pero que probablemente estaban de moda cuando se amuebló.

La mesa redonda extensible se queda pequeña para las seis sillas de aires rústicos que tiene a su alrededor. De las sillas, no me gusta nada los asientos en cuero ya que no me pega nada con ese respaldo. Tal vez si estuvieran tapizadas en tela o fueran de paja, los asientos desentonarían menos.

Un comentario a parte lo merece el bandeau de la cortina, que está medio roto, como si hubiera sido cortado a mordiscos (¡o peor! comido por las polillas) que además no oculta una cortina sino que vemos que, una vez más, esta es inexistente. Además la planta que aparece en primer plano agobia un montón a este ambiente sin mucha solución, ya que llevarla hacia la ventana lo que haría sería restar luz.

Salón después de la reforma.

En la imagen del después, tenemos el mismo salón en el que han panelado la pared con un friso doble, pintado en blanco, con lo que mejora la sensación de luminosidad. En la parte superior, al lado del techo, han puesto un azul grisáceo que queda perfecto y que da una sensación de sosiego que me encanta. Sobre esta estructura han puesto varias bandejas blancas, cosa que a mí no me acaba de convencer pero no queda del todo mal.

Las lámparas han sido sustituidas por una única lámpara de techo de estilo tambor con lo que hay más luz, y una cortina montada sobre una barra de forja, que hace más acogedora la estancia. Además, la tela queda perfecta con la nueva mesa cuya superficie es negra y compensa la claridad del resto del salón. Observad cómo ahora hay solo cuatro sillas por lo que el espacio está equilibrado y no sobra ni falta espacio.

Imágenes | Apartment Therapy En Decoesfera | Antes y después

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio