Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Cómo hacer que una casa nueva parezca antigua?

¿Cómo hacer que una casa nueva parezca antigua?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los que hayáis decidido entrar en el mundo de las casas rurales seguro que os habéis hecho esta pregunta alguna vez. Nos encontramos ante casas que están recién reformadas (o son obra nueva directamente) pero queremos que tengan el sabor de lo antiguo, de lo tradicional, pero sin tener que renunciar a las comodidades. Veamos cómo podemos hacerlo.

En primer lugar, tenéis que distinguir entre las estructuras y materiales. Las estructuras, como decimos, deben ser lo más modernas y robustas que se pueda, pero tenéis que aguzar todos los sentidos y detectar que los materiales que queden a la vista sean naturales y parezca que llevan allí desde tiempos inmemoriales. Me estoy refiriendo a las vigas, siempre en madera vista para casas rurales o encaladas para casas de playa (aunque yo siempre las prefiero en madera). Si vuestra casa no tiene vigas vistas pero os gusta el efecto, podéis comprar listones en vuestra tienda de bricolaje favorita ya que quedan muy aparentes y en muchas ocasiones dan el pego (en este caso, recordad que si instaláis estas “vigas de pega” dará la sensación de que el techo es más bajo).

Exteriormente, apostad por la teja antigua de toda la vida fijándoos en los tejados adyacentes para saber cuál es la más adecuada. En algunas zonas de nuestro país las típicas son las tejas rojas lisas mientras que en toda la zona de los Pueblos Negros las tejas son precisamente de ese color. Las puertas exteriores que sean de madera y con herrajes para que parezcan más añejas y procurad que las ventanas sean similares. Si podéis, conseguid para las barandillas forja auténtica. Las imitaciones pueden dar el pego, pero se nota cuando hay un artesano detrás de ellas, añadiendo años a la misma.

Una cocina a la antigua donde también está lo último.

Ya en el interior de la casa, medid más que nunca cada estancia, ya que los muebles que pongáis se “amolden” a ellas, que parezca que llevan desde que se construyó el edificio. En las casas rurales, la vida se hace en invierno en torno a la chimenea, así que este es uno de los puntos donde tenéis que poner más empeño. Conseguid instrumentos para atizar el fuego en forja a ser posible y almacenad algo de leña cerca de la chimenea. Otro punto importante donde hacer énfasis es la cocina, donde tenéis que cuidar sobre todo los materiales (nada de plástico, apostad por lo natural como barro, mármol y una vez más, madera).

Por último cuidad el patio si es que lo tenéis. El suelo debe ir en barro cocido o en piedra pero dando la sensación de que es recio y de que aguantará. Usad una vid trepadora para daros sombra en verano (con las ventajas de tener uvas pero con la desventaja de que no podréis retirarla cuando pase el calor) y pensad en dónde os pondréis cuando llueva en invierno.

No se trata de que viváis como nuestras abuelas, sino sólo de darle una pátina de rusticidad a la casa. No renunciéis a las comodidades a no ser que seáis muy puristas, aunque soy de la opinión de que este estilo no es incompatible por ejemplo con una pantalla plana o con una bañera de hidromasaje, por poner dos ejemplos.

Imagen vía | Casa Perfeuto en Toprural y Tío Frasquito en Toprural
En Decoesfera | Guía de estilos. El estilo rústico: definición

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos