Compartir
Publicidad

¿Tienes parqué? Aprende a sacarle todo su potencial

¿Tienes parqué? Aprende a sacarle todo su potencial
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El tipo de suelo que se elija para una vivienda revelará muchísimo de ella y de sus habitantes. De hecho, es uno de los elementos que más directamente se enfrentará el paso del tiempo y al uso constante de todos los habitantes e invitados de la casa. Por eso es importante que nunca lo dejéis de lado y que, tanto si lo ponéis nuevo del todo o queréis rehabilitarlo, lo hagáis con todo el cariño del mundo.

Una opción estética que hay que mantener

En este sentido, una de las opciones más decorativas y habituales para los suelos de los hogares son los suelos de madera. Ya sean parqués o tarimas. La madera, en cualquiera de sus especies y formas de instalación, proporcionam un acabado como ningún otro material noble que dota a cualquier ambiente de una sensación de calidez incomparable.

Cualquier estancia que cuente con un suelo de madera resultará más acogedora, más cómoda y más elegante, además de completamente atemporal. Nunca pasa de moda sin olvidarnos, por cierto, de la capacidad de este material para adaptarse a cualquier tipo de estilo decorativo o diseño.

Parqué

Eso sí, cualquier suelo de madera es vulnerable al paso del tiempo. Como todos los materiales, acaba resintiéndose frente al uso y tránsito constante que recibe sobre él y pueden aparecer marcas, desgastes o síntomas de desmejora. Agentes como el sol directo, la carencia o el exceso de agua producidos por ambientes excesivamente húmedos u otros demasiado secos e incluso las marcas y arañazos que llegan a producir algunos tipos de calzado o piezas de mobiliario son algunas de las problemáticas más frecuentes que se encuentran en los pavimentos de madera de los hogares.

Soluciones al alcance de todos

Si vuestro caso es éste y contáis con un suelo de madera en casa que ya muestra alguno o varios de estos síntomas –desgaste, arañazos, marcas...–, no os desaniméis. Para empezar, no sólo os pasa a vosotros. Todo lo contrario. Y es importante señalar que, a pesar de ello, la calidez y la armonía que proporciona un pavimento de este tipo se puede recuperar. Por eso merece la pena no tirar la toalla.

650 1200

Conseguir que vuestra tarima o parqué vuelva a lucir como nuevo es posible de una forma más sencilla, rápida y económica de lo que imagináis. Hay productos en el mercado que ayudan a ello y que podéis aplicar vosotros mismos. El uso de Alex Cera Parquet, por ejemplo, hará que el suelo quede brillante y nutrido de nuevo y, además, lo protegerá del roce y el desgaste del día a día para el futuro.

Es muy fácil de aplicar: retiráis los muebles y elementos decorativos que tengáis sobre el mismo y, con el producto en la mopa, frotáis en dirección de las vetas de la madera hasta conseguir una capa fina y uniforme. Se deja secar 30 minutos antes de pisar y, en caso de que el suelo esté ya muy deteriorado, podréis aplicar una segunda capa tras 24 horas.

Prevenir, la clave del éxito

Si, en cambio, vuestro suelo de madera es nuevo, os lo acaban de instalar o aún no tiene el tiempo suficiente como para que muestre estos síntomas de desmejora es el momento de pensar en un factor clave: la prevención. Sin duda, adoptar desde el primer momento una serie de medidas y pautas de limpieza y mantenimiento es la mejor manera para conseguir evitar –o al menos retrasar lo más posible– la aparición de todas esas marcas.

Istock 21077762 Medium

El cuidado habitual de un suelo de madera es sencillo y rápido. Sólo tenéis que haceros con los aliados adecuados para la tarea. Para empezar, es aconsejable utilizar una aspiradora con la que eliminar polvo y cualquier agente abrasivo que pueda haber en la superficie.

Después de pasarla, le toca el turno a la sencilla mopa de algodón pero no con cualquier producto. Es aquí dónde más cuidado tenemos que tener, ya que los productos de limpieza estándar suelen contener agentes perjudiciales para los suelos de madera. La mejor forma de combatir la pérdida de su color y brillo, los arañazos, su desgaste o el aspecto reseco y poco nutrido es utilizar limpiadores como Alex Nutriplus y ceras específicamente creadas para ello. Hacer de este proceso una práctica frecuente y regular será la mejor manera de evitar que surjan los problemas en vuestro suelo.

Istock 78134063 Medium

En cuanto a la protección de los suelos de madera de vuestra casa que estén expuestos de una forma muy directa al sol –acaba produciendo la oxidación y los cambios de color del mismo–, hay que tener claro que los mismos consejos anteriormente mencionados deberán seguirse con algo más de frecuencia que en el resto de la casa.

Os recomiendo también evitar ubicar en estas zonas muebles fijos o elementos que permanezcan en el mismo lugar de forma constante para evitar las diferencias de color con el paso del tiempo.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos