Compartir
Publicidad
Publicidad

Consigue el look: Un loft neoyorkino

Consigue el look: Un loft neoyorkino
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como hija de la época en la que me ha tocado vivir, si a mí alguien me habla de lofts, lo primero que me viene a la cabeza es el pisazo que tenía Tom Hanks en Big, con muchísimo espacio para juguetes, máquinas y demás. Por definición, un loft es una casa grande sin divisiones internas. Según Wikipedia, el origen lo encontramos en Nueva York, en los años 50, cuando los más jóvenes empezaron a vivir en fábricas y espacios diáfanos ya que no se podían pagar la renta para un sitio con paredes. Con el devenir de los años, un loft ha pasado a ser una casa de semilujo (según tamaño y calidades) en las que todos hemos soñado con vivir en algún momento.

Sabemos que no todos nuestros lectores pueden vivir en un loft, pero eso no va a impediros tener una casa a la última. Lo primero que tenemos que hacer, si esto fuera posible, es una obra para acabar con los tabiques interiores de la casa, eso sí: acordáos de conservar los tabiques del baño para guardar algo de intimidad. La pintura debe ser del mismo color en toda la casa, para aumentar la sensación de continuidad en todo el espacio. Mi recomendación es que, cuanto más clara, mejor, ya que la tónica general tiende al minimalismo para amueblar lofts, y vestir una casa con las paredes de un color chillón puede ser más difícil y visualmente agotador. Separa la zona de la cama con algún detalle, como una estantería o una cortina, para ganar intimidad en el caso de que quieras dormir y haya alguien más en el piso. No te preocupes si tu loft tiene escaleras, pero intenta mantener la sensación de ligereza en estas para guardar el minimalismo.

Las separaciones las vamos a hacer especialmente con muebles, ya que si ponemos muchos biombos u obstáculos visuales, romperemos todo el "efecto loft". Los muebles deberían guardar un sentido entre ellos, ya que el visitante los va a ver todos "a la vez". Así pues, te recomendamos que te decantes por comprarlos todos en la misma tienda o tener muy clara la idea de lo que quieres construir. Los sofás Chaiselongue quedan muy bien en los lofts, pero antes de instalarlos, mide el espacio del que dispones para que no te quede la casa muy agobiada.

En cuanto a los colores, lo más moderno es que todo sea blanco, aunque nos hacemos cargo de que los muebles y paredes blancos quedan muy bonitos en las revistas de moda pero luego no son prácticos para la vida real.

Imágenes vía | New York Stock Photo, Apartment Therapy, Remodelista, Made by Girl En Decoesfera | Consigue el look

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos