Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La historia de los belenes. ¿Conoces los tipos y usos?

La historia de los belenes. ¿Conoces los tipos y usos?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Pronto llegarán las fechas navideñas y con ellas muchas tradiciones que se repiten año tras año en nuestras casas. Algunas como la de colocar el Belén en nuestra casa, instituciones o iglesias es una de las más bellas y emotivas.

Lo cierto es que cuando una tradición como la del Belén navideño ya viene de nuestros padres, y estos a su vez ya lo habían visto a los suyos, casi no nos paramos a pensar ¿Cuál es el origen y la historia de los Belenes? Hoy te contamos de dónde procede esta antigua costumbre y desde cuándo ha llegado a nuestro país.

La historia del Belén

Las primeras escenificaciones del Belén llegaron a España en el siglo XVIII de la mano del rey Carlos III que trajo esta tradición desde Italia. En este país y unos siglos antes, en concreto en el año 1223, San Francisco de Asís había celebrado una misa en el pueblo de Greccio y en la que se representaba la escena del nacimiento de Jesús. Este era un Belén muy sencillo, tuvo que pasar casi otro siglo más hasta que en Nápoles apareció un Belén más completo y con más personajes.

Poco a poco esta escenificación tuvo mucho éxito en Italia, haciéndose casi obligatoria en la mayoría de las casas nobles de dicho país, que comenzaron a montar su representación con figuras de tela, madera o algodón entre otros materiales. La tradición poco a poco se iba extendiendo por el resto del mundo cristiano y pasó a acabar siendo una representación de todas las clases sociales.

Nuestros primeros Belenes fueron introducidos por el rey Carlos III que incluso montó “El Belén del Príncipe” para disfrute de su hijo, y cuyas figuras estaban realizadas por destacados escultores de la época. Después de unos años en decadencia, en el siglo XIX vuelve a resurgir la figura del Belén que se mantiene hasta nuestros días.

¿De qué estilo coloco mi Belén?

A la hora de colocar el Belén aparte de nuestros gustos personales, también va a depender del tipo de gente que viva en nuestra casa. Si hay niños pequeños lo ideal es optar por figuras de materiales irrompibles como el plástico o la resina, ten en cuenta que ningún pequeño se va a resistir a tocar los personajes de nuestra composición y así no corremos el peligro de que se nos rompan.

Belen

También podemos reservar un rincón más informal para prepararles un Belén destinado para ellos. Existen figuras de sus juguetes preferidos que seguro les hará mucha ilusión colocar a ellos solos y poder después jugar con ellos. También, si sois manitas, podéis pasar una tarde de Adviento entretenida fabricando vuestro propio Belén, con fieltro, corcho, e incluso de crochet al estilo amigurumis.

En cambio, si ya no hay pequeños en la casa, podemos colocar un Belén más sofisticado, de materiales más ricos como porcelana, tela, y con muchos detalles. Existen figuras muy bellas realizadas por Moranduzzo con aspecto de pequeñas esculturas, personajes muy realistas para ir haciendo poco a poco tu colección hasta tener una auténtica escenografía de ese momento.

¿De qué estilo elijo mi Belén?

Lo ideal es colocarlo en una mesa alta en un lugar preferente de la casa. Por lo general, un sitio muy destacado sería la entrada o hall, por aquí pasarán todas nuestras visitas y podrán admirar nuestra composición.

Belen3

Si en tu entrada no encuentras el sitio adecuado, otros sitio preferentes sería el salón o comedor, pues aquí recibiremos a nuestras visitas y suele ser el lugar donde se celebren las comidas y cenas navideñas.

Si tienes chimenea en casa, puedes hacer tu Belén al lado de ésta, pues el calor del fuego dará un ambiente de misterio a tu representación navideña. Si en cambio te gusta lo rústico, unas simples cajas de madera para vinos serán el escenario perfecto para preparar tu Belén, completa tu decoración con elementos naturales como ramas de acebo, crearás un rincón encantador y lleno de espíritu navideño.

¿Cómo adorno mi Belén de manera sencilla?

Desde luego que se comenzará con la colocación del Misterio o las tres figuras indispensables de San José, la Virgen María y el Niño Jesús. Muchos simplemente colocan estos tres personajes y adornan el resto de su Belén con otros elementos vegetales o de madera.

Belen4

Si tu Belén es sencillo y no vas a poner demasiados personajes y edificaciones, puedes rodearlo de símbolos navideños como coronas de Adviento o las cuatro velas que significan cada domingo de éste, para ir encendiéndolas a medida que va transcurriendo las semanas previas a la navidad. Puedes poner también las velas encima de pequeños platos de cristal como los usados para poner el pan en la mesa.

Si solamente quieres colocar los tres personajes principales prueba a colocarlo encima de bandejas antiguas o de porcelana que tengas por casa. Toda esta composición sitúala encima de un mantel en tonos verdes, con farolillos, velas, bolas de cristal o antiguas, que dará un aire muy sofisticado. Como fondo puedes colocar simplemente una composición de ramas de abeto verdes y en el interior un poco de musgo para dar más realismo.

Belen6

¿Cómo adorno mi Belén de forma más sofisticada?

Si lo tuyo es poner en Navidad un auténtico pueblo de esa época, no puedes olvidar recrear con figuras como los Reyes Magos, pastores o el Ángel anunciador, y además casas en donde se sitúen personajes artesanos de distintas profesiones. Existen colecciones preciosas de casas y personajes, auténticas aldeas navideñas Luville, que harán las delicias de los coleccionistas de este tipo de figuras.

Los verdaderos expertos en belenismo ponen mucho empeño en recrear en su escenografía espacios naturales. Las zonas verdes las puedes preparar con musgo, que tendrás que pulverizar a menudo para que mantenga su frescor, pero también pequeñas piedras de jardín, serrín o arena, pero si quieres un detalle verdaderamente sofisticado nada mejor que un bonsai como elemento natural para tu Belén.

Belen2

Otro elemento a destacar el río, que podrás simularlo con papeles plateados, plastilinas o incluso unas pequeñas fuentes mecánicas que impulsan agua de verdad. La parte vegetal la podemos representar con pequeña ramas de abeto o pino recubiertas de musgo natural o en su defecto, preparar nosotros unos árboles de pasta de modelar.

La iluminación también es importante. No se deben usar luces de colores que dan un aspecto poco natural a nuestro Belén, lo ideal es la luz blanca. Estas podemos instalarlas con temporizadores que hagan el efecto de noche y de día. Podemos colocar luces anaranjadas que harán como un efecto de fuego o la iluminacion del interior de las casas del pueblo.

Con estos consejos esperamos que estas navidades tengas un Belén único y muy personal, y sobre todo acorde con el espíritu de tu casa y su decoración.

En Verdecora | Catálogo para decorar tu Belén

En Ideas para Verdecorar

Imágenes | The cozyoldfarmhouse | Theletteredcottage | Pandurohobby | Portaldelsur | Eclecticallyvintage | Alldoing
Más información |

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos