Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo convertir un montón de papel de estraza usado en un bonito cesto

Cómo convertir un montón de papel de estraza usado en un bonito cesto
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hay mucho que agradecerle nunca a una crisis económica como la que estamos viviendo, pero si tratamos de ver el lado positivo, parte de él podemos encontrarlo en el auge creciente de los proyectos de hogar para hacer por nosotros mismos, con o sin trabajo, con más o menos dinero, a todos nos gusta tener nuestra casa bonita y ordenada en la medida de nuestras posibilidades.

A veces tenemos en casa cosas que vamos a tirar y a las que en realidad podemos sacar un gran provecho, por ejemplo un montón de papel de estraza en el que algo ha venido en vuelto y que muchas veces termina en un contenedor, cuando con él se podría haber hecho un bonito cesto, por si no os imagináis como, vamos a verlo paso a paso.

cesta papel 2

Empezamos por cortar el papel en tiras, en principio bastante anchas así podremos doblarlas para al hacerlas más estrechas hacerlas también más gruesas y por tanto más resistentes, las coseremos en los bordes para conseguir una mayor firmeza, como vemos en la imagen sobre estas líneas.

Hay que ver bien cuanto papel tenemos disponible y cual es la mejor manera de cortarlo para aprovechar el máximo posible, incluso aunque en alguna zona esté algo estropeado o roto es posible que se pueda aprovechar si al doblar los trozos antes de coserlos, conseguimos que la zona estropeada quede oculta.

cesto papel 3

Una vez que tenemos las tiras de papel dobladas y cosidas todas de un ancho uniforme, lo siguiente es entrelazar unas con otras como si estuviésemos haciendo un tejido, para conformar la base de lo que después será el cesto, no es nada complicado aunque requiere un poco de paciencia para que no haya fallos.

Entrelazaremos más o menos dependiendo del tamaño que queramos para el cesto, y también del ancho que tengan las tiras que hayamos cosido, si es la primera vez que lo hacemos podemos empezar con algo pequeño a ver como queda y si el resultado es bueno, otro día podemos hacer un cesto más grande.

cesto papel 4

Cuando tenemos la base del cesto configurada, doblamos el sobrante de las tiras hacia arriba y empezamos a construir las paredes del cesto con más tiras de cartón que iremos colocando alrededor como vemos en la foto, podemos ayudarnos de clips para sujetar e ir configurando la forma del cesto.

Tanto ahora como antes en la base, para mayor seguridad y estabilidad del cesto podemos ir colocando entre las tiras, puntos de cola o pegamento, eso hará que el cesto se deforme menos y que resulte a la larga más durable y resistente.

cesto papel 5

De nuevo depende del tamaño y el uso que queramos darle al cesto hasta donde debemos subir en altura, también de la cantidad de tiras de papel que tengamos disponibles, eso es algo que será mejor que hayamos calculado antes para no quedarnos cortos.

Cuando llegamos al final doblamos el sobrante de las tiras hacia dentro y lo enganchamos con otras tiras en la zona interior para que no se vean los remates, incluso podemos forrar el cesto por dentro con tela si así lo preferimos.

cesto papel 6

Y en la foto sobre estas líneas tenéis el resultado final, un precioso cesto en el que podemos guardar un montón de cosas, nadie diría que esto hace un rato era un montón de papel arrugado, por un lado aprovechamos el papel, por otro nos entretenemos con la manualidad y además conseguimos un cesto que nos ayudará a tener la casa más ordenada, todo son ventajas.

Vía | DesignSponge En Decoesfera | Cajas para guardar los juguetes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos