Morning Breeze, la casa de la Costa Blanca de 4.8 millones de euros: así de maravillosa y sostenible es por dentro y por fuera (y así se vende en España una casa de este precio)

Morning Breeze, la casa de la Costa Blanca de 4.8 millones de euros: así de maravillosa y sostenible es por dentro y por fuera (y así se vende en España una casa de este precio)
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Si miramos a nuestro alrededor parece que estamos en Mallorca. En Ibiza. En los lugares más lujosos del Mediterráneo. Pero nos encontramos en la Vega Baja, cerca de Playas de Orihuela y Campoamor. En una preciosa urbanización, Las Colinas Golf & Country: Un complejo en el que Somium, una empresa de origen familiar y local ha creado esta casa extraordinaria en un entorno sin igual.

Famosos, grandes fortunas y empresarios con grandes sueldos de toda Europa llegan desde el aeropuerto privado de Alicante a sus residencias de verano. En este rincón casi secreto se juega al golf, hace buen tiempo, se siente la naturaleza, la paz y el buen gusto.

Estamos en una montaña rodeados de vegetación, de pinos mediterráneos. Mientras paseamos por aquí, se nos olvida que muy cerca está una de las costas más esquilmadas de nuestro país y las playas más abarrotadas de España en el mes de agosto.

Morning Breeze

Las Colinas Golf & Country es un oásis y un ejemplo a seguir para regular de otra forma el turismo y la construcción. El CEO del grupo Marjal, al que pertenece Somiun, Javier Fur, ha planteado nuevas formas de hacer las cosas y en los objetivos de la empresa está la sostenibilidad y el respeto con el ambiente y con la tierra que tanto nos da. Aunque si hablamos de precios, este sostenible lugar sea inaccesible para la mayoría.

Atardecer desde la terraza

En este paisaje hay grandes casas. Casoplones. ¿El precio de la felicidad en esta costa? Tener un paraíso privado con vistas al mar (en la lejanía), cuesta entre 1,5 millones de euros y 3,5 millones.

Hay auténticas maravillas. Pero ninguna casa es como la diseñada por la arquitecta Mónica Armani para Somium en este lugar. Su nombre: Morning Breeze. Es la primera casa de autor que la constructora ha realizado y ha decidido hacerlo con una mujer. Italiana, arquitecta y diseñadora de muebles e interiores también. Así que todo el proyecto es suyo. Desde la forma de poner el hormigón hasta el último sillón.

Bueno, de su estudio, en el que colabora con su marido, Luca Dallabeta. "Esto es un trabajo de equipo, nunca podría hacer esto sola. Yo pongo la parte creativa y Luca la parte técnica. Él ha sido un hombre muy generoso que quiso que nuestro estudio llevara mi nombre, pero somos un equipo en el trabajo y en la vida, llevamos 30 años casados. Imagínate. Siempre he estado rodeada de hombres generosos: él, mi padre que era arquitecto y fue mi maestro.".

Así nació Morning Breeze

Javier Fur siempre ha admirado de los italianos la forma de vender, de dar valor al producto. "No hacen mejor las cosas, pero saben cómo darles valor. No venden a granel. Por eso, cuándo presidía una asociación empresarial hicimos un foro de marca para entender cómo se hacía en Italia. Invité a Mónica Armani a una jornada para que nos explicara cómo aprender del diseño italiano. Cuándo la escuchaba, se afianzaba lo que yo tenía en la cabeza. Comimos, le enseñé el terreno, y le propuse este reto". Se cerró el trato meses después en Milán.

Monica Armani

Por su parte Mónica reconoce que ha sido muy feliz realizando el proyecto gracias a que su cliente dejaba que hiciera lo que ella soñaba. "El mejor cliente que he tenido", confiesa la italiana. ¿Lo más difícil? "Trabajar con la pandemia. Sin poder viajar ni hacer visitas a obra". El momento más feliz para ella fue entrar en la casa concluida tras año y medio sin poder visitarla de verdad. "Pensé que era la casa más bonita que había visto nunca, está feo que lo diga, pero me asombré y me sentí absolutamente feliz. A veces me cuesta entender cómo todo lo que creo en mi cabeza llega a hacerse realidad y es mejor aún que cómo lo imaginé".

Así es por dentro y por fuera esta casa de casi cinco millones de euros

Pero aquí estamos. Frente a Morning Breeze. La idea de Armani ha sido recuperar el espíritu Bauhaus y darle los colores mediterráneos de la playa y el mar. Los materiales de esta impresionante construcción son livianos y ligeros. Los colores calmantes y apaciguantes. Como nos cuenta la arquitecta: madera, blanco y color arena son los tonos elegidos para toda la casa.

Somium Monica Armani

Cuando llegas a la entrada del jardín, a penas se puede vislumbrar lo que nos espera. Por un camino de vegetación llegamos a la puerta altísima, de más de 7 metros, que ha sido hecha a medida por artesanos de la zona. Así como las lamas que hacen de centinelas junto a ella o en la terraza de la piscina, y que "convierten la casa en una escultura", como dice su autora.

Todavía no hemos entrado y empiezan ya a contarnos por qué es un claro ejemplo de arquitectura que quiere ser sostenible: todo comienza por conseguir proveedores locales y de kilómetro cero.

Pero además, la casa está en una colina y para Mónica lo fácil era tirar la parte superior, convertirla en meseta plana y construir. Pero ella y Javier Fur estaban de acuerdo en que lo fácil no siempre es lo mejor. Y así nació el primer boceto de Morning Breeze que se ha construido en base al terreno y  respetando los accidentes y la naturaleza. Aprovechando las formas que todo ello ofrecía. El resultado es en cierto modo laberíntico y en las fotos cuesta abarcar lo que son los espacios, pero como experiencia de vivir, es único y mágico.

La gran puerta nos adentra a esta casa perfecta. No sabemos si es legal desearla tanto. No esperemos una mansión moderna de muchos dormitorios. Solo hay tres, pero la experiencia de estar aquí solo es comparable con la posibilidad de comprarla y vivir aquí.

Morning Breeze 4
Vista lateral de la piscina de cristal
Morning Breeze 20
Vistas desde la primera planta a la piscina y campo de golf
Morning Breeze 22
Primera planta: estar con vistas a la terraza. Al fondo, escalera a primera planta
Morning Breeze Lateral
Terraza secundaria y vista lateral de la puerta con paneles laterales
Morning Breeze 21
Terraza secundaria

Hay mucho que sentir y poco que contar porque se trata de una casa minimalista con formas, perfiles y alardes arquitectónicos solo visibles a los ojos expertos. Alardes que lo son por la técnica y por la suavidad de sus formas. Lo difícil es hacer algo tan sencillo.

Son impresionantes los grandes ventanales y la gran terraza en alto con una mágica piscina de cristal con vistas. "Se trata de una casa para vivir y disfrutar en el exterior", nos cuenta su autora. Luca, remata: "Lo mejor es la sensación de inmersión con el paisaje, la naturaleza y el campo de golf".

La planta baja es amplia, con una gran cocina y comedor abiertos pero que guardan tras paneles lo que molesta a los ojos de un purista minimalista.

También cuenta con una zona de descanso y tertulia en el interior, eso sí, con vistas al exterior y sin televisión.

Dispone de un baño al que se entra por un pasillo de paneles de madera que hace la función de ropero recibidor.

Además hay otras terrazas laterales para disfrutar en distintos momentos del día y aprovechar luces y sombras de cada momento. Hay una doble altura en la zona del salón y solo un dormitorio en la primera planta. La protagonista eso sí, sigue siendo su gran terraza central con piscina y con vistas que divisan, a lo lejos, el mar.

Piscina

La piscina, nos cuenta Mónica Armani, tiene los auténticos colores del mar: agua transparente y arena. Y sí, parece que te adentras en una bonita playa de arena blanca y agua perfecta. "Planeamos una piscina infinity que se mimetizara con la naturaleza. Y no queriamos poner paredes azules, si no que tuviera el verdadero color del mar. Parece una playa del Caribe".

Esto se ha logrado gracias a las paredes de cristal que soportan litros y litros de agua. Los muros se han hecho con cuatro capas de vidrio de altísima resistencia, según nos explica Armani, y necesitaron de grandes cálculos y un arquitecto especialista para hacerla realidad. Más aún sabiendo que continua siendo una parte importante de la casa más abajo, en el sótano.

Morning Breeze 5
Planta baja: sala de estar, ventanales y comedor con cocina al fondo. Lámpara y mobiliario de Mónica Armani

La primera planta: un dormitorio con vistas

La primera planta es el dormitorio principal, también con vistas y un vestidor invisible. Un baño en suite con dos duchas y bañera exterior de diseño espectacular.

Una preciosa escalera de madera hecha a medida (de nuevo por proveedores y con materiales de la zona, según nos cuentan) lleva hasta la planta de superior que está en una segunda altura y con una preciosa balconada en madera que asoma al comedor y a los grandes ventanales.

Al llegar toda la planta es una estancia única con distintos espacios. Te recibe una gran bañera de diseño y un separador de madera para la zona más intima de aseo. Al otro lado, la cama y el vestidor, todo realizado de manera liviana. Minimal.

Alrededor de la zona de dormir se ha dispuesto un gran riel con cortinas que se cierran de manera automática si se quiere evitar la luz durante el sueño. Tras la cama, un panel de madera que separa el vestidor. De nuevo, todo está escondido, solo se aprecian preciosos paneles de madera y muebles especiales diseñados por Mónica Armani para la ocasión.

Bañera
Bañera dormitorio principal
Morning Breeze 11
Escalera de madera junto a la terraza que comuncia la planta baja y la primera planta
Morning Breeze 3a
Morning Breeze 12
Arriba el dormitorio en altura, abajo el comedor interior

El sótano (aunque parezca mentira)

Existen muchas posibilidades de que si tienes la suerte de tener estos casi 5 millones de euros, disfrutes y presumas infinitamente de sótano.

Está creado para ser un sueño de nuevo y que la piscina, ya protagonista de la zona superior, vuelva a serlo, pero de otra forma. En este caso es una gran lámpara azul, un foco de luz, que hace que entre el sol tamizado por el agua y convierta el sótano en un lugar para soñar, otra vez.

Morning Breeze 8
Sala de estar en el sótano

Recordemos que estamos en una colina. Así que las tres alturas de la casa son muy relativas. La zona del sótano es abierta, luminosa y con rincones llenos de vegetación, ventanales y luz.

En la planta de abajo hay una zona de relax con una gran pantalla de televisión desde la que se ve la parte de abajo de la piscina exterior como si de una pecera se tratara.

El colmo del lujo es su zona spa con piscina de chorros climatizada y sauna que da a otra pequeña terraza privada y que es el broche de oro para necesitar comprar la lotería o fundar un nuevo facebook.

Morning Breeze 14
Spa

En esta planta hay otras dos grandes habitaciones dobles con baño privado con preciosos espejos, muebles de lino y algodón y grandes ventanales.  Los baños son amplios con duchas livianas y espaciosas que se enmarcan en bonitas paredes de cristal.

Destaca el garaje para cinco coches, en el que además se almacena mobiliario de terraza durante el invierno.

Morning Breeze 24
Dormitorio sótano
Morning Breeze 18
Baño habitación 2
Morning Breeze 19
Baño habitación 2

Javier Fur nos cuenta que "aquí comienza la temporada de golf en octubre y ya está lleno de grandes empresarios y directivos que pueden permitirse teletrabajar desde aquí". Una tendencia al alza que concretamente a los habitantes de los países más fríos les arrebata, por poder bajar hasta nuestra costa y disfrutar de nuestro mejor clima.

¿Cómo se vende una casa de 5 millones de euros en España?

Somium lleva 40 años desarrollando proyectos de viviendas de lujo únicas en ubicaciones privilegiadas de la Costa Blanca. Y vendiéndolas. Mientras hacemos esta visita, descubrimos que se ha vendido mucho en este tiempo y vemos grúas y que se sigue construyendo en el campo de golf. Así que le preguntamos a Fur cómo se vende una casa como esta.

"Aunque la casa tiene un gran componente emocional, lo más importante es encontrar los canales adecuados. Para ello hemos contactado con la inmobiliaria de Sotheby's y tiene la exclusiva durante un año. Ellos tienen bases de datos a nivel mundial, y ellos lo mueven entre sus clientes interesados. Dinero en el mundo hay mucho (mal repartido, pero mucho), sin embargo faltan proyectos y emociones y esta vivienda va sobrada de valor", nos cuenta Fur.

A nivel práctico, la tecnología ayuda, se puede hacer visita virtual y las fotos son espectaculares, pero para una compra así hay que vivir la casa y estamos en tiempo de pandemia.  "Aquí hemos vendido mucho hasta 3.5 millones de euros, pero esto es un salto en esta zona", nos explica Fur. "Para vender esta casa hay que vivir la experiencia, sentir la casa en un momento del día te da ese plus para el que quiere comprar una vivienda así. Eso sí, antes tienen que acreditar la capacidad de compra y acreditar la solvencia. Así evitas gente que no quiere más que ver. Por nuestra parte, la empresa le presenta documentos de licencias y calidades para demostrarle que no pierde el tiempo. Cuándo está todo listo, organizamos la visita con la experiencia que es de exclusividad total: un baño en la piscina, un desayuno, una cena al atardecer... Se organizan visitas muy emocionales para vivirla."

Morning Breeze

¿Hay boom inmobiliario?

Ante la oportunidad de hablar con un gran empresario de la construcción, no podemos dejar de preguntarnos esto. Según leemos, suben los precios de las casas y los informes económicos dicen que se vende de nuevo viviendas como hace mucho tiempo. ¿Hay de verdad ese boom inmobiliario del que tanto se habla? Según Fur, "Europa lo ha hecho bien con las medidas que ha aplicado a la crisis, no nos pilló con la sobresaturación del sector inmobiliario y en consecuencia del bancario que había tirado de ella. Ahora se ha inyectado mucho dinero, hay mucha liquidez.

Nunca en la historia ha habido tanto dinero, las familias no han podido gastar y llegan muchas ayudas. Pero el dinero no vale, está penalizado que seas ahorrador. Las nuevas generaciones serán otra cosa, no tienen tanto poder adquisitivo, prefieren gastar en un móvil o en viajar... Pero ahora hay mucha liquidez y el sector inmobiliario es un refugio para esas inversiones. Una casa para vivir o un apartamento para alquilar es una gran inversión. Sí que hay un boom, pero no será una burbuja como en 2008. También porque ha habido una gran limpieza de los que no eran profesionales en el sector".

Temas
Inicio