Compartir
Publicidad

Convierte el hueco de un armario en un precioso rincón de lectura para los más pequeños

Convierte el hueco de un armario en un precioso rincón de lectura para los más pequeños
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Impresionados nos hemos quedado al ver el increíble trabajo que ha realizado Elaine, una madre canadiense aficionada al bricolaje y la decoración, convirtiendo un caótico hueco de armario en un precioso rincón de lectura para los más pequeños de la casa.

Nos parece genial la idea de aprovechar espacios que no se usan, o que han terminado siendo una especie de pequeño trastero donde vamos metiendo todos los trastos y la ropa que ya no nos sirven, así que vamos a analizar los pasos que ha seguido para conseguir esta genial transformación. El primer paso suele ser el más tedioso, pues consiste en vaciar todo el armario --o el hueco que queramos transformar--, con el consiguiente análisis de objetos y demás, para poder realizar una criba posterior de lo que realmente no vamos a necesitar nunca y se puede tirar, vender o regalar.

Una vez que tenemos nuestro espacio vacío será el momento de plantearse exactamente en lo que queremos convertirlo, si es que no lo teníamos ya pensando con anterioridad. En este caso, Elaine tenía muy claro que quería un pequeño rincón de lectura para su hijo, por lo que lo primero que hizo fue deshacerse de las puertas y la estructura con las que estaban fijadas a la pared.

Armario convertido en rincón de lectura

Como podemos comprobar en las fotografías, el dormitorio estaba previamente enmoquetado, incluso en el interior del armario, lo que lo hace perfecto para poder tirarse en el suelo y disfrutar de un buen libro. Si no hubiera sido así, una buena idea hubiera sido poner moqueta justo en el hueco del armario, o buscar alguna pequeña alfombra que se adecue al espacio.

Nos parece también muy acertada la idea de empapelar las paredes interiores con esas grandes --aunque discretas-- bandas de un gris neutro, ya que le aportan mucha calidez al conjunto, además de colaborar en disminuir la sensación de encontrarse ante lo que era un armario empotrado.

Lámpara y baldas de Ikea

Tratándose de un rincón de lectura no podían faltar, por supuesto, unas baldas para libros. La elección en este caso han sido las populares baldas para cuadros de Ikea --hace poco además os dijimos como podíais fabricar estos estantes para cuadros vosotros mismos--. Teniendo en cuenta el espacio disponible, el tipo de libros y los "usuarios" que iban a hacer uso de ellos nos parece la mejor elección, pues pueden tener a la vista todas las portadas de los libros, haciendo la elección muy visual y sencilla.

Para rematar el trabajo se ha instalado una divertida y colorida lámpara a media altura, varios cuadros con fotos caseras y mensajes positivos, y un cojín de generosas dimensiones, perfecto para disfrutar de buenos ratos de lectura y diversión con la mayor comodidad.

¿Qué os parece el resultado, os animaríais a realizar una transformación de este tipo en algún rincón de vuestra casa?

Vía | Visual Meringue En Decoesfera | Una buena idea: un rincón de lectura para niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio