Compartir
Publicidad
Publicidad

De compras en el museo

De compras en el museo
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El fin de semana pasado me acerqué al Museo del Prado a ver sobre todo dos exposiciones, la de Francis Bacon, con sus dibujos desasosegantes, y otra sobre la pintura Prerrafaelita británica. Cada una de ellas me dejó marcada de una manera distinta, pero al acabar el recorrido, no pude evitar pasar por la tienda a ver cómo podía aplicar lo que había aprendido a la decoración de mi casa.

Lo cierto es que las tiendas de los museos son una buena opción para decorar una casa con imágenes de calidad aunque no suelen ser la opción más barata para comprar pósters, cuadros o vajillas. Concretamente en el Museo del Prado tenían una colección de láminas de sus cuadros más emblemáticos a unos 5 euros cada uno con tamaño folio. Había también pósters más grandes, por supuesto, así como postales que digamos que son el clásico de la venta museística. No os digo que decoréis con postales, pero sí que son muy prácticas para hacer collages o para ponerlas siguiendo algún patrón de simetría en una pared.

Otra tienda que merece la pena visitar en Madrid es la del museo Thyssen-Bornemisza, cuyo acceso es gratuito (para entrar al museo sí que hay que pagar) y en la que, además de las postales, podemos encontrar pósters de todas las exposiciones temporales y de las láminas más destacadas allí expuestas. Esta tienda es más moderna (en cuanto a edad de los cuadros) que la del Prado, y es ideal para la gente joven ya que se encuentran obras desde el gótico hasta las últimas vanguardias.

Si vives fuera de Madrid, no te aflijas porque también quiero hablaros de las tiendas de museos. En Barcelona, mi favorita sin lugar a dudas es la tienda de la Casa Batlló en el Paseo de Gracia, a la que se accede tras la visita a una de las casas diseñadas por Gaudí. En la casa donde no existen las líneas rectas venden postales, pósters y algunos objetos de inspiración modernista que se adaptan a cualquier ambiente dándole clase.

En Bilbao, la tienda del Guggenheim es una visita obligada, no sólo para los amantes de la arquitectura, que disfrutarán mucho con el edificio, sino también con los amantes del arte moderno. En mi oficina tenemos varios carteles de exposiciones que se han llevado a cabo en ese museo, y la verdad es que son preciosos independientemente de si eres más fan del fauvismo o de las motos de colección.

Más información | Museo del Prado, Museo Thyssen-Bornemisza, Casa Batlló, Guggenheim
En Decoesfera | Arte

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos