Compartir
Publicidad

Verde es vida...pero con cuidado

Verde es vida...pero con cuidado
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si el otro día veíamos que el color rosa puede transformar nuestros espacios con espíritu gipsy style, hippie chic o rosa princesa (más conocido como shabby chic), con el verde nos pasa lo mismo. Es fundamental que sepamos qué estilo queremos que destile nuestra casa, ya que un tono arriba o abajo parece que no importa pero nos puede cambiar por completo las ideas.

La gran paleta del verde puede desde convertir nuestro salón en un cuadro de Roy Lichtenstein hasta avejentarlo con un tono verde hoja seca, así que ¡cuidado con el verde!.

verde-colchonero

Si nuestra idea es que un gran sofá verde césped rompa la monotonía de los colores neutros, debemos pensar que es un color muy atrevido, yo diría que incluso cansado. Pero si te arriesgas el resultado puede ser muy impactante. En la imagen de portada nos encontramos con una habitación en la que se ha combinado un sofá verde esmeralda con almohadones de estampados geométricos en colores variados, pero siempre vivos. El resultado es un rincón atemporal, alegre y muy acogedor.

El resultado del salón con la tapicería a rayas blancas y verde lima es muy rústico y juvenil. Cada detalle está pensado con cuidado pero han conseguido que parezca totalmente improvisado. Las mesas de centro tapizadas con el mismo verde de las rayas, las láminas de flores con los verdes en la gama, las mantas en los tonos de las flores de los jarrones, todo muestra una mano experta, pero una sensación de hogar.

verde-asiático

El verde es perfecto para romper con la monotonía de los tonos neutros. En el siguiente rincón de lectura nos encontramos con una casa de techos altos, lo que es perfecto para poner galería en las cortinas. En las casas de techos bajos resulta ridículo hacerlo, ya que "achatan" el espacio.

Sin embargo aquí se ha buscado el efecto de las cortinas en un tono más oscuro que la tapicería de la chaise long y la bonita mesa circular china. Para mi gusto es demasiado formal, pero no cabe duda de que resulta muy elegante.

verde-frontal

Y si nos ponemos a buscar el tono verde menos campero, es el verde menta. Sin embargo en esta casa de campo lo han elegido como el tono perfecto para su pared. El resultado no me gusta nada. Lo encuentro muy rebuscado y demasiado cansado, demasiado oscuro, demasiado "bata de quirófano". Hay otros muchos colores que irían mejor con este decorado, por otro lado con un precioso armario de madera antiguoy una espectacular pareja de sillas artesanas.

¿Qué os parece a vosotros? ¿Os atrevéis a decorar en verdes o preferís tener cuidado?

Imágenes | Pinterest En Decoesfera | El verde esmeralda llega ya a todo tipo de muebles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio