Compartir
Publicidad
Publicidad

La clave del ahorro energético en la casa del futuro no está en mejorar la calefacción, sino el aislamiento

La clave del ahorro energético en la casa del futuro no está en mejorar la calefacción, sino el aislamiento
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Casi el 90% de la energía que consumimos procede de combustibles fósiles y un 40% de esta se usa para calentar edificios. A la hora de establecer mejoras en esta situación siempre pensamos en consumo responsable, uso de fuentes de energía renovables... Pero, ¿qué ocurriría si nosotros mismos y otras fuentes “pasivas” emisoras de calor que nos rodean fuésemos capaces de calentar una estancia sin necesidad de encender la calefacción?

El resultado sería obviamente un menor consumo de energía y una reducción en las emisiones CO2, aparte de un máximo confort y un clima acogedor sin caídas de temperatura. Y desde Sto Ibérica afirman que esto es posible con el concepto Passivhaus. La clave está en evitar pérdidas de calor gracias a un aislamiento óptimo, que prevenga la formación de puentes térmicos en puntos críticos como ventanas y, al mismo tiempo, una orientación que aproveche la radiación solar.

Adult 1867751 1920

Las principales ventajas de este concepto de vivienda pasiva serían:

• Reduce a una décima parte del gasto en calefacción. Los costes de calefacción para un piso de 120 metros cuadrados ascienden, de media, a unos 1.500 euros al año. Una vivienda pasiva del mismo tamaño sólo necesita 150 euros.

• Cada habitante calienta 10 metros cuadrados por sí mismo. Para calentar 10 metros cuadrados en una casa pasiva, sólo hacen falta tres velas de té o una persona. O lo que es lo mismo, si una familia de cuatro miembros se encuentra en un salón de 40 metros cuadrados, ellos mismos calentarían la estancia, sin necesidad de calefacción.

• Proporciona un clima acogedor durante todo el año. El estándar de la Passivhaus garantiza un uso óptimo del calor en invierno y una atmósfera fresca en verano. Dado su aislamiento especial, con elementos como ventanas de triple acristalamiento y marcos altamente aislantes, se evita la fuga de calor o frescor, según la estación en la que nos encontremos.

• Aire fresco integrado y atmósfera interior sana. Al contrario de lo que ocurre en las casas “normales”, donde sólo entra aire fresco ocasionalmente, en una casa pasiva está siempre “integrado”, ya que un sistema controlado de ventilación proporciona a las estancias aire fresco constante.

Con el objetivo de promover la construcción de edificios altamente eficientes, la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), de la que Sto Ibérica forma parte, celebrará entre el 16 y el 18 de noviembre su novena conferencia anual en Sevilla. Este evento pretende dar a conocer, a través de acciones relacionadas con la construcción y la arquitectura, las virtudes de estos edificios pasivos y mostrar cuál es el camino para conducir el modelo actual de edificación hacia la reducción de la demanda energética, con soluciones de mayor calidad y confort. Ansiosos estamos de ver los datos y las propuestas que presentan...

Más información | Sto Ibérica
En Decoesfera | Decoramos con experiencias personales, así lo refleja un estudio sobre estilo de vida de Bruguer



Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos