Compartir
Publicidad

Dos rincones de lectura: dos estilos

Dos rincones de lectura: dos estilos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para mí no hay momento más placentero a lo largo del día que cuando llego a casa después del trabajo, me pongo cómodo, voy a mi rincón de lectura, y me siento en el sillón con un buen libro, con las últimas revistas de decoración o con el ordenador portatil, para leer los artículos de mis compañeros en Decoesfera.

Una idea errónea es que un rincón de lectura requiere mucho espacio; y no, no es así. Basta con apenas dos metros cuadrados para situar un sillón cómodo, una mesita para apoyar los libros, y una buena lámpara de mesa o de pie. Lo ideal es ubicarlo en el salón, alejado de la televisión, por eso de la tentación de la "caja tonta" y demás.

Hoy quiero compartir con todos vosotros dos ideas, que representan dos estilos decorativos diferentes, que os sirvan como inspiración para montar vuestro rincón de lectura. El primero de ellos es más sofisticado, con un estilo sesentero, retro, tan en boga en la actualidad, y en el que sobresale una pieza icónica del diseño del siglo XX: la clásica "Long Chair" (1956) de los Eames.

    <div class="article-asset-image article-asset-small"><div class="asset-content"> <img class="sf-lazy centro_sinmarco" sf-srcset="https://i.blogs.es/df8b18/432_660_helloneighbor_am9-2/450_1000.jpg 450w, https://i.blogs.es/df8b18/432_660_helloneighbor_am9-2/650_1200.jpg 681w, https://i.blogs.es/df8b18/432_660_helloneighbor_am9-2/1024_2000.jpg 1024w, https://i.blogs.es/df8b18/432_660_helloneighbor_am9-2/1366_2000.jpg 1366w" sf-src="https://i.blogs.es/df8b18/432_660_helloneighbor_am9-2/450_1000.jpg" alt="rincon"><noscript><img alt="rincon" src="https://i.blogs.es/df8b18/432_660_helloneighbor_am9-2/450_1000.jpg"></noscript> </div></div>

La segunda propuesta representa una opción más clásica, aunque también, al igual que la anterior, de plena tendencia. Se trata de un magnífico ejemplo de mix de estilos y de épocas: el sillón y la cómoda del XIX junto a los cuadros con mensaje, de rabiosa actualidad. Un diálogo decorativo que da como resultado un espacio espectacular y sumamente confortable.

Cualquiera de los dos son ejemplos perfectos de buen hacer decorativo. Son, además, cómodos y funcionales, requistos fundamentales que deben sumarse al factor estético. Yo no sé deciros cuál de los dos me gusta más. Cada uno en su estilo desprende un encanto especial. ¿Tú, con cuál te quedas?

Vía | Muebleando otra vez, Mes caprices belges En Decoesfera | Nautilus, un rincón de lectura envolvente, Crea un rincón de lectura muy femenino

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos