Publicidad

Cuatro sofás de Vladimir Kagan para perder la cabeza

Cuatro sofás de Vladimir Kagan para perder la cabeza
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los sofás tiene algo hipnótico, algo que nos atrae hacia ellos, sobre todo a la hora de la siesta, o después de una cena con amigos. Nos apatece sentarnos, tumbarnos, comprobar si son cómodos, y si sirven para echar un buen sueño. Y si además de cómodos, tienen un diseño increíble, ¿qué más se puede pedir? Este es el caso de los sofás de Vladimir Kagan, unos sofás que te harán perder la cabeza.

Este genio del diseño estadounidense es pionero del mobiliario ergonómico, y se adaptan perfectamente al cuerpo humano. Tras seis décadas trabajando, y muchas de sus obras forman parte de las colecciones de museos de todo el mundo, y sus creaciones han sido comprados por celebrities como Brad Pitt o Frank Sinatra.

Entre los modelos que más me gustan, destaca el sofá que encabeza este post, el chaise longue en rojo, el modelo VK. Un clásico creado a caballo entre el siglo XX y el siglo XXI lanzado en 1958, totalmente tapizado y con base de acero con cuatro patas. Un sofá que pese a sus años, parece que nunca va a pasar de moda.

Vladimir Kagan

Otro de mis sofás favoritos de este diseñador es el Key Wets, un sofá muy atractivo ya que es ideal para mantener largas conversaciones en torno a un café o una copa, y que además es totalmente versatil, ya que está disponible en distintas configuraciones y dimensiones dependiendo de las necesidades del cliente.

Vladimir Kagan

El tercero de los sofás creados por este diseñador que os traemos hoy es el sofá Serpentina, un sofá creado en 1950 que marcó un nuevo enfoque a la hora de decorar la casa. Las curvas de este sofá fluyen libremente de una forma serpenteante, creado para ser ubicado en un espacio diáfano para poder apreciar sus formas. Además, este modelo de sofá está disponible en el tamaño estandar, aunque también puede ser personalizado.

Vladimir Kagan

Para acabar, también me encanta el Contour Sofá, un sofá compacto de dos plazas creado en 1959 con un perfil sinuoso y que cuenta con reposacabezas y un práctico y cómodo reposapiés para asegurar la comodidad de todos los que se sientan en él a ver la televisión a o a leer.

Más información | Vladimir Kagan
En Decoesfera | Sushi, un sofá-cama modular de inspiración japonesa

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios