Compartir
Publicidad
Publicidad

Antes y después: un cambio de color y orientación

Antes y después: un cambio de color y orientación
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como os hemos comentado muchas veces, una suma de pequeños cambios puede resultar en un verdadero acierto para cualquier salón, sin necesidad de gastar mucho, contratar gente o hacer grandes esfuerzos.

En el caso que os traigo hoy por ejemplo, el cambio es radical, sin embargo como podéis ver no ha habido obras, el suelo sigue siendo el mismo, la estructura de la ventana también, incluso los muebles que estaban con anterioridad se han aprovechado para el nuevo salón, sólo se han hecho algunas compras. En resumen el antes y después que veis es el resultado sólamente de alterar la posición de los muebles y el color de las paredes.

El color

De este tema os hemos hablado en varias ocasiones, y es que el color es nuestro gran aliado, pero también nuestro gran enemigo a la hora de decorar. Por ejemplo en la imagen del antes de la casa podemos ver que las paredes se encontraban pintadas de un color que, a pesar de ser claro, coincidía prácticamente con el color del suelo, un color pastel muy soso y poco juvenil que además al ser tan repetitivo le daba frialdad al ambiente.

Después

Luego estaban los muebles, un conjunto de sofás en un color rosa pálido que, no estaba mal, pero que contrastaba mucho con el color de la pared al ser un tono cálido y un pequeño aparador en color marrón, demasiado triste y anticuado de estructura.

Se le quería dar al salón del piso un aire más juvenil y cálido algo fácil teniendo en cuenta el gran ventanal con el que se contaba en un principio, la luz la teníamos asegurada, así que no teníamos por qué insistir con colores claros, y se arriesgaron con una gama de pastel alejada del blanco como pared de impacto.

Una pared de impacto a tiras de diferentes colores, en la pared perpendicular a la ventana, la frontal a la puerta, el resto de la pared se decoró en un rosa pálido más claro que el de los sofás para evitar el agobio producido por el exceso de un mismo color, y que contrastaba suficiente con el tono de los suelos.

La posición

Los sofás se aprovecharon, pero se cambiaron de posición: antes se encontraban de frente a la ventana, ahora miran a la entrada, y al comedor, dando un aspecto de continuidad entre los dos ambientes. En medio, a modo de mesa de café un puf tapizado en el mismo color que las sillas del comedor, para unir un poco más ambos rincones.

También se retiró la mesa fría de la que hablábamos dejando la pared despejada, y se decoró la zona simplemente con la utilización de diferentes texiles y pinturas creando contrastes.

Por último un detalle, el ventanal parece ahora más amplio gracias a la colocación de las cortinas en la parte más extrema de la habitación.

Imágenes vía | Home Rejuvenation Blog En Decoesfera | Antes y después

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos