Compartir
Publicidad
Publicidad

Plantas de interior (III): Kentia

Plantas de interior (III): Kentia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siguiendo con las Plantas de interior hoy le toca el turno a la que está en el salón-comedor de casa, la Kentia, mi preferida, muy decorativa, de aspecto desenfadado, juvenil, alegre y cálido, además muy resistente lo que permite tenerla aún cuando estás mucho tiempo fuera de casa o no seas un gran conocedor de la jardinería.

Se trata de una palmera (como canaria no puedo evitar que me gusten) de gran porte, tengo el placer de vivir en frente de un jardín botánico, y mi ventana da justo a la Kentia, es curioso que una palmera de varios metros sea prima hermana de la pequeñina que tengo en el salón, pero lo cierto es que tienen una gran variabilidad y que hay versiones que podemos tener perfectamente en nuestro salón.

Podríamos pensar por su aspecto que viene de Sudamérica, o de alguna isla tropical, pero se trata de una especie traida desde Australia, supongo que por esto difiere de otras palmeras en cuidados, por ejemplo podemos tenerla aún cuando en nuestra casa hay poca iluminación, de hecho yo la tengo en un rincón más oscuro y hasta ahora no habido ningún tipo de problema, eso sí, cada vez que la saco a la terraza lo agradece mucho, sus hojas se muestran con más vida y brillantes.

Además, a pesar de su aspecto tropical no te dejes engañar, aunque prefiere temperaturas que ronden los 20 grados resiste perfectamente temperaturas de hasta -5 grados así que si vives en el centro de la península o en el norte no te preocupes porque puedes darle un toque tropical a tu casa perfectamente sin temer por la planta.

A la hora del riego como en el caso del Ficus es especialmente cómoda para las personas que solemos viajar mucho y estar poco tiempo en casa ya que excepto en aquellos meses más caluroso de verano necesita muy poco riego, y durante los meses de verano basta con hacer un sistema sencillo con una botella boca abajo en la maceta y algunos huecos en el tapón... un sistema casero pero muy eficaz para evitar olvidos y que la planta tenga en todo momento lo que necesita, es el que uso yo, la planta lo agradece mucho y yo también.

Eso sí, soporta muy mal las fuentes de calor, no es adecuada poner cerca de radiadores, chimeneas, o cocinas,... porque las hojas se deterioran mucho, lo mismo con las corrientes de aire frío, supongo que será por lo fino de sus hojas, por eso si tienes calefacción es mejor que evites ponerla cerca o que escojas otro tipo de planta, también puedes optar por la opción b, pulverizar agua sobre sus hojas de forma continua cuando tengas el radiador, pero tarde o temprano terminas despistándote, te lo digo por experiencia.

Decorativamente es muy adecuada para salones, además por su estética y porte es muy adecuada para colocarla como el ficus en esquinas o a los lados de un objeto decorativo que queramos resaltar, pero al contrario que el ficus sus hojas espigadas y su aspecto más desordenado hacen que sea una gran forma de decoración es casas de aspecto colonial y cálido, donde será una gran solución decorativa.

Es decir, aunque es igual de estilizada como podéis ver en las imágenes su aspoecto tropical, sus hojas largas y menos "ordenadas" que las del ficus hacen que sea adecuada para las mismas cosas pero para otros ambientes.

Si tienes una casa alquilada por ejemplo, su aspecto te parece demasiado sobrio y quieres darle un toque juvenil sin cambiarle la decoración porque vas a quedarte poco tiempo, o simplemente porque no te apetece meterte en eso o no tienes presupuesto sólo poniendo la kentia notarás la diferencia, el ambiente tendrá un toque colonial que podrás resaltar con textiles o complementos.

Especial | Plantas de interior

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos