Compartir
Publicidad

Diseño para el bienestar, Patricia Urquiola diseña una sala junto a un hospital de Barcelona para que enfermos y familiares oncológicos puedan relajarse y descansar en el entorno cálido y agradable

Diseño para el bienestar, Patricia Urquiola diseña una sala junto a un hospital de Barcelona para que enfermos y familiares oncológicos puedan relajarse y descansar en el entorno cálido y agradable
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Hospital Sant Pau de Barcelona ha dispuesto de un edificio anexo al hospital para crear el centro Kālida Sant Pau, un espacio arquitectónico diseñado para que las personas con cáncer y sus familiares, amigos y cuidadores puedan vivir el proceso oncológico en un entorno agradable y acogedor.

Un espacio destinado a ofrecer apoyo emocional, práctico y social, gratuito y abierto a cualquier persona con cáncer y a su entorno más cercano.

 C Lluc Miralles Embt 19

El edificio anexo al hospital es obra de la arquitecta Benedetta Tagliabue que ha proyectado el edificio mientras que Patricia Urquiola, junto con su equipo Studio Urquiola, ha diseñado el interior.

“Como diseñadora y arquitecta mi misión es crear espacios en los que las personas se sientan cómodas vivan mejor, un objetivo que coincide con la filosofía de Kālida”, explica Urquiola. Con esto en mente, se dispuso a colaborar con las marcas que también se identifican con la filosofía del proyecto y que acordaron donar sus productos para la causa. Urquiola seleccionó sus propios diseños para GAN, entre ellos sus conocidas alfombras Mangas Original y Mangas Space de Gan-rugs.

 C Lluc Miralles Embt 26
 C Lluc Miralles Embt 28

La elección de Mangas tiene mucho sentido en el contexto de Kālida: Mangas está inspirada en los jerséis de lana hechos a mano que las abuelas solían tejer. La calidez de la lana pura, su punto totalmente artesanal y sus formas heterogéneas y redondeadas nos recuerdan a la infancia, a lo humano y a la importancia de dar y recibir cuidado.

La combinación de colores neutros y vivos de Mangas se adecúa también a las particularidades del espacio.

En un espacio pensado para el bienestar los colores han sido elegidos cuidadosamente. Los tonos neutros favorecen la relajación, mientras que las notas de color aportan optimismo.

“El ambiente es cálido y amable, como lo es en un espacio doméstico. Por lo tanto, he seleccionado colores suaves para las cubiertas principales, como madera y cerámica, que dan un ambiente hogareño al entorno general. Por su parte, el mobiliario aporta tonos cromáticos más luminosos y brillantes, ya que el espacio debe transmitir sensaciones dinámicas positivas”, comenta Urquiola.

 C Lluc Miralles Embt 32

La solidaridad de las arquitectas y de las marcas participantes que han apoyado la iniciativa a través de sus donaciones, demuestran que la arquitectura y el diseño son herramientas para construir un mundo mejor.

Información Gan-rugs e imágenes Lluc Miralles

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio