Compartir
Publicidad
Publicidad

Soluciones mínimas: un escritorio en una esquina olvidada

Soluciones mínimas: un escritorio en una esquina olvidada
Guardar
13 Comentarios
Publicidad

No siempre es necesario disponer de un gran espacio en la casa para poder tener un escritorio en el que revisar documentos, escribir o trabajar con el ordenador. Y no siempre este lugar tiene que parecer necesariamente una oficina. Afortunadamente, en un pequeño rincón podemos montar una zona de trabajo, pequeña pero suficiente, romántica y funcional a un mismo tiempo.

Un tablero colocado estratégicamente junto a un ventanal, abarcando un ángulo recto y recortado de manera que resulte ergonómico, es todo lo que se necesita para hacer de la nada un todo, aprovechando la luz natural que entra por la ventana y ofreciendo un estupendo apoyo sin ocupar demasiado espacio.

El tratamiento del color es muy importante, ya que los tonos blancos amplían el espacio y resaltan el conjunto. El encanto lo ponen los detalles en tonos pastel de los portalápices y el soplo de naturaleza y romanticismo del escueto ramo de rosas.

En la pared se han colocado unos pequeños estantes que contienen dos pares de archivadores, que resultan ligeros gracias al color blanco, y suficientes para guardar documentos. Una silla ligera vestida con un sencillo cojín coordinado completa el espacio.

Vía | X4Duros
Más información | Apartment Therapy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos