Compartir
Publicidad

Puertas abiertas: una zona de trabajo relajante y funcional

Puertas abiertas: una zona de trabajo relajante y funcional
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la situación económica actual tristemente mucha gente ha perdido su trabajo. Muchos amigos míos con este problema han creado su pequeño despacho en casa para realizar pequeños trabajos extras y ganar un dinero adicional hasta que encuentren tro trabajo, pero claro, eso supone tener que crear un pequeño despacho donde trabajar.

Esta oficina es un ejemplo de cómo crear una zona de trabajo en un espacio pequeño. Un espacio que la mayoría de nosotros podemos encontrar en casa redistribuyendo alguna habitación. Nada de grandes estructuras pero sí comodidad y funcionalidad para la persona que pasará horas e ella.

A mí particularmente me ha encantado no sólo por el poco espacio que podemos ver que ocupa, sino por cómo han conseguido crear un ambiente tranquilo y relajante el ideal para realizar pequeños trabajos en un espacio doméstico. Generalmente a mí los despachos me parecen bastante estresantes (será porque casi nunca estoy en el mío) y este me produce justo la sensación contraria.

Primero veamos cómo han conseguido distribuirlo. El espacio con el que contaban era estrecho, a modo de pasillo pero largo, aproximadamente un metro y medio de ancho por tres metros y medio de largo, pero con una gran ventaja, un gran ventanal que cubría la pared opuesta a la puerta lo supone una buena iluminación natural durante el día.

Además gacias a esta luz la sensación de amplitud es mayor, evitando el agobio que supondría un espacio tan estrecho. Imaginad el despacho sin ventanal y pintado de negro y os daréis inmediatamente cuenta de lo que estoy hablando.

Para potenciar la luminosidad que aportaba el ventanal se han escogido colores claros para el mobiliario, que además hacen que la zona de trabajo sea mucho más limpia y relajante, algo imprescindible junto con el orden a la hora de realizar pequeños proyectos.

Hablando de los colores tenemos que resaltar cómo han imitado a la naturaleza a la hora de pintar y decorar para hacer de la habitación un lugar más acogedor: en el suelo una alfombra de textura suave, en verde, la parte alta de la habitación pintada de azul claro, y un detalle más de color que a primera vista pasa desapercibido, el interior de la lámpara en amarillo.

Siguiendo con los muebles, como veis en un espacio tan pequeño tienen que ser escasos pero muy funcionales, podemos encontrar sólo un escritorio en dos piezas móviles, una cajonera con ruedas y un escritorio que se apoya en la pared.

A la derecha una estantería que va desde el suelo al techo, con varios estantes de distintos tamaños y cajas decorativas, sobre ella, en el pequeño espacio que queda entre esta y el techo, un listón que hace las veces de repisa, aunque poco accesible es perfecta para documentos que no tengamos que usar continuamente.

Tenemos otro de estos listones a la izquierda, esta vez mucho más accesible, a la altura de nuestra mano cuando estaos sentados en la mesa, perfecto para ampliar el espacio del escritorio o colocar los papeles con los que estemos trabajando y así evitar el desorden en la zona de trabajo.

Por último tenemos que hablar de la funcionalidad de cada uno de los muebles, el escritorio por ejemplo tiene dos cajones incorporados, aprovechando al máximo el espacio. Cada cajón además tiene compartimentos internos para cada uno de los accesorios de escritorio. La cajonera como hemos dicho tiene ruedas, lo que permite trasladarla y jugar con ella en todo momento y la estantería tiene estantes de varios tamaños que nos ayudan a aprovechar al máximo su espacio.

Imágenes vía | Unplggd En Decoesfera | Zonas de trabajo En Decoesfera | Puertas abiertas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos