Compartir
Publicidad

Espacios para trabajar: las nuevas oficinas de la Mutua

Espacios para trabajar: las nuevas oficinas de la Mutua
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sí, habéis leído bien, eso que veis son las nuevas oficinas que el estudio de arquitectura A-cero ha diseñado para la Mutua Madrileña, aunque yo aún estoy esperando ver a Lex Luthor detrás de alguna silla acariciando a un gato persa, porque no negaréis que parecen unas oficinas dignas de un malo de película.

Desde luego, una decoración vanguardista como pocas, en la que predomina el negro como fondo de contraste para el mobiliario blanco y las espectaculares vistas. El edificio en el que se sitúa tampoco es para menos, la nueva Torre de Cristal de Madrid, 250 metros de vidrio y acero que no pasan precisamente desapercibidos en el skyline de la ciudad.

Así, de primeras, y a pesar de mi devoción por el minimalismo, no me ha entusiasmado en exceso, ya que no me parece un espacio muy adecuado para trabajar. Pero no es el momento de las reflexiones; veamos con detalle las nuevas oficinas de la Mutua.

oficina-futurista-recepción

Para comenzar, lo primero que se ve al llegar; la recepción. Un gran mostrador lacado en blanco domina la estancia, bien acompañado por un juego de sofás en cuero del mismo color, que junto con una alfombra en crudo conforman un espacio recogido dentro de la amplia sala.

Los elementos decorativos brillan por su ausencia, tan sólo unas lineas blancas que cruzan el suelo negro y continúan por las paredes y el techo en forma de rasgaduras de luz amenizan un conjunto que sería demasiado monótono sin ellas.

En cualquier caso, dudo que los ojos se detengan en el mobiliario, pues el verdadero protagonista es el magnífico ventanal con vistas a la ciudad desde una altura considerable. Se agradece que no haya lámparas colgando ni muebles altos que se interpongan entre el paisaje y el espectador, así se puede disfrutar desde cualquier punto de la recepción.

oficina-futurista-despacho2

De la entrada pasamos a la que parece la sala de reuniones, en la que se mantiene una estética prácticamente idéntica. Todo negro, salvo una gran mesa, las sillas y las líneas blancas que de nuevo rasgan la oscuridad.

Las espectaculares vistas le roban el protagonismo a la decoración, que casi nos obliga a mirar por la ventana, como quien está en un túnel y no tiene más remedio que ir hacia la luz.

Por complementos, un cuadro abstracto en tonos oscuros, una escultura también abstracta cuya silueta se recorta frente al ventanal y, mi preferido, un juego de macetas transparentes en el que lucen unas flores preciosas.

oficina-futurista-despacho3

Al fondo, dentro del mismo despacho, en un rincón, se esconde una pequeña sala de descanso, supongo que para que los ejecutivos se relajen y fluyan las ideas.

Para variar, muebles blancos sobre fondo negro, aunque en esta ocasión la presencia de la alfombra, el cuadro y las flores le dan un poco más de luz y alegría a la estancia, no tan lúgubre como el resto de la oficina.

Por último, me queda por enseñaros la gran sala de conferencias, decorada con la misma combinación de colores y con una disposición clara y sencilla del mobiliario.

Junto al inmenso ventanal, una mesa de líneas rectas pero sugerentes, tras la que se sitúan los ponentes. Frente a ella, una superpoblación de sillas phantom dan cabida a los, es un suponer, numerosos asistentes.

oficina-futurista-conferencias

A pesar de que todo el perímetro exterior está acristalado, predomina la oscuridad, aunque en este caso el problema es menor, pues en una sala de conferencias se está mejor en penumbra. No obstante, ver cualquier tipo de proyección a contraluz se me antoja complicado, así que supongo que habrá algún mecanismo que permita reducir al mínimo la luz que entra.

Y hasta aquí el paseo. Me imagino que estas son las oficinas de los ejecutivos. No creo que nadie pueda pasarse el día entero trabajando en un sitio tan oscuro y agobiante, aunque igual es más íntimo y relajado que un espacio donde predomine la luz y el blanco.

Sin embargo, a pesar de que no me parece un buen espacio para trabajar, sí me parece un buen ejercicio de diseño y, en cierta medida, ostentación de poder. Las oficinas son la carta de presentación de las empresas y desde luego estas no dejarán a ningún visitante indiferente.

Vía | Contemporist Más información | A-cero Architects En Decoesfera | Espacios para trabajar: las nuevas oficinas de Facebook

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos