Publicidad

Hazlo tú mismo: Una mesa espejo. Ideal para pequeños espacios

Hazlo tú mismo: Una mesa espejo. Ideal para pequeños espacios
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hoy traigo una solución inteligente para espacios reducidos, si vives en un apartamento pequeño y muchos de los espacios te gustaría que fuesen multifuncionales para poder disfrutar el máximo de un apartamento con todas las comodidades, este DIY te va a encantar.

En un pequeño espacio, siempre es útil tener muebles multifuncionales que se pueden plegar cuando sea necesario. Convertir tu salón en un comedor o tu dormitorio en una zona de estudio son soluciones necesarias. Este DIY es perfecto para ello, una mesa espejo, o una mesa plegable donde comer o estudiar que cuando no la necesitas se convierte en un hermoso espejo de pared que no ocupa nada, y además embellece tu hogar.

Hazlo tú mismo: Una mesa espejo

Este escritorio que se transforma en un espejo muy fácil de hacer. Una doble tabla sujeta con bisagras entre si y en la pared para de esta manera poderse abrir y cerrar cómodamente. Queda sujeta en la pared gracias a unos ganchos que la mantendrán cerrada, tal y como ves en la imagen. Eso si, la tabla probablemente no pueda soportar una gran cantidad de peso.

Material

  • 2 plafones de madera (80 x 60 x 2 cm), 4 bisagras de metal, 1 espejo (60 x 40 cm), cinta adhesiva para espejo, 2 ganchos con forma de L, tacos de 6 mm, pintura acrílica oscura, 1 pincel, 1 taladro con broca para madera de 10 mm, 1 broca para hormigón, tornillos (4 x 60 mm), cinta adhesiva, escuadra, lápiz, regla larga, sierra de calar, lijadora o papel de lija y 1 destornillador.

Pasos

Hazlo tú mismo: Una mesa espejo

Primero haremos las patas de la mesa que además nos servirán como marco para el espejo. Para ello coge una de las dos tablas y con la ayuda de la escuadra dibuja un marco de diez centímetros de ancho. Con la broca de madera haz un agujero en las cuatro esquinas y con la broca de madera recorta el marco, y seguidamente pule la madera con una lijadora o papel de lija. Desde la primera tabla de madera que construimos la pata de la mesa.

Pinta las dos tablas de madera con pintura acrílica plástica con el color que más te guste y deja secar. Una vez seco une las dos tablas por el lado más estrecho con dos bisagras de metal, para ello ayúdate de un atornillador.

Hazlo tú mismo: Una mesa espejo

Una vez unidas añadiremos el espejo justo en el centro de la parte inferior de la madera que está entera, marca con cinta adhesiva la zona donde debe ir el espejo. Y en la parte posterior del espejo coloca cinta de doble cara para espejos, gire el espejo, colóquelo en la posición marcada de la madera y presione firmemente.

Ahora colgaremos las tablas en la pared de tal manera que luego se puedan abrir y cerrar, para ello usaremos dos bisagras de metal que unan la pared con la madera. Con la broca de hormigón haz los agujeros en la pared, inserta los tacos adecuados y atornilla las bisagras.

Dobla la superficie de la mesa y coloca dos ganchos en L a la derecha ya la izquierda de la tabla. Estos ganchos de bloqueo, son para que la mesa quede sujeta en posición vertical en la pared. Unos ganchos que puedas girar como las manecillas del reloj para que el tablero de la mesa se libere y las patas de las mesa se puedan bajar.

¿Fácil verdad? Además si tienes todos los utensilios es muy barato de realizar, siempre puedes pedir las herramientas que te falten a amigos o familiares. ¿Te animas? Si lo haces mándanos imágenes de cómo te ha quedado para ver que utilidad le das.

Vía | Home Story
En Decoesfera | Recicladecoración: 10 maneras de reutilizar una percha

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir