Compartir
Publicidad
Publicidad

Hazlo tú mismo: salvamanteles con corchos

Hazlo tú mismo: salvamanteles con corchos
Guardar
9 Comentarios
Publicidad

La verdad es que cuando el presupuesto aprieta, toda ayuda es poca para minimizar el gasto de una casa. La idea que hoy os propongo a mí me resulta un poco punk, pero seguro que a alguien le vale y a poco que seáis mañosos, conseguiréis unos resultados excepcionales (sobre todo a los que os guste el look punk). Se trata de fabricar vuestros propios salvamanteles con corchos.

Los corchos los tenéis que ir recopilando de varias botellas de vino, por lo que os recomiendo que si vais a hacer esta manualidad espaciéis la ingesta. Una copita al día está bien, y si tenéis invitados, el vino es imprescindible, pero no os atiborréis sólo porque necesitáis un salvamanteles. Una vez tenéis los corchos, lavadlos para eliminar los restos y el olor del vino y proceded a cortarlos en rodajas de uno o dos centímetros pero que sean iguales para que no os bailen los objetos sobre ellos.

Muestra de cómo queda.

Una vez tenéis unas 10 ó 12 rodajas de corcho, llega el momento de unirlos. Podéis unirlos con hilo fuerte (atención a usar también agujas fuertes) pero también, si queréis un look "punk total", podéis optar por graparlos con cuidado de que no se os desmenucen las rodajas. Unidlos para que formen una superficie cuadrada o circular, de la anchura que os venga bien para posar vuestras cazuelas o bandejas.

Por último, si queréis, podéis pintar los corchos del color que mejor os haga juego con la cocina, o incluso dibujar divertidos motivos, eso ya va a vuestra elección. La verdad es que esta es una manera muy sencilla de hacer un regalo y sobre todo de reciclar materiales naturales.

Vía | Design*Sponge En Decoesfera | Hazlo tú mismo: muebles de exterior con palés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos