Compartir
Publicidad

Hazlo tú mismo: personaliza el reloj Rusch de Ikea

Hazlo tú mismo: personaliza el reloj Rusch de Ikea
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada estuve en las rebajas de Ikea y me compré un reloj Rusch, uno de los artículos más baratos que venden en la tienda. Este reloj sólo cuesta 1,75 euros lo que lo hace muy apetecible para la personalización ya que si lo romples mientras lo modificas (cosa difícil) no se pierde mucho.

Lo primero que tenéis que hacer es darle la vuelta al reloj y quitar el plástico que cubre la esfera. Es bastante fácil, tiene tres pestañas a las que se puede acceder desde detrás y presionándolas se puede extraer con facilidad ese plástico. Una vez le habéis quitado ese plástico, llega el momento de las manecillas, que a mí fue lo que más me costó porque me compliqué mucho la vida.

Retiramos el plástico que tapa la esfera del reloj.

Para quitar las manecillas, bastará con que tiréis de manera firme de ellas y se desmontarán sin problema. No intentéis desmontar la maquinaria porque es bastante difícil. Reservad aparte el plástico y las manecillas.

Ahora llega el momento de quitar los números, cosa bastante fácil porque básicamente es un papel pegado al fondo del reloj con cinta adhesiva de doble cara. Una vez retirada, tenéis que elegir qué tenéis que poner en la esfera de vuestro reloj. En mi caso, me decanté por una imagen de Rock Hudson, uno de mis actores favoritos, que tenía en un calendario antiguo. Usad el papel que hay de fondo para recortar a la medida vuestro fondo.

Usamos como fondo el papel que venía con el reloj.

Lo recortáis con cuidado, teniendo en cuenta dónde va a ir el centro de las manecillas. Podéis hacerlo mirando al trasluz cómo quedará y así os aseguráis de que quedará bien. Para pegarlo de nuevo, usad cinta adhesiva de doble cara o cinta adhesiva normal para que pegue por los dos lados. Aunque hayáis conservado el adhesivo que venía de fábrica, os recomiendo que lo reforcéis y así os aseguráis de que no se vencerá el fondo.

Usad cinta adhesiva de doble cara.

Ya casi lo tenéis. Haced un agujero en el centro para que pasen las manecillas (yo hice un pequeño agujero con un punzón y lo ensanché con el mismo reloj) y volved a colocarlo todo como estaba en un principio. Cerrad bien la esfera y ponedle una pila.

Poned las manecillas de nuevo.

Si os molesta el ruido del segundero, no lo pongáis, recordad que primero va la manecilla de las horas, luego el minutero y por último la roja. Si no la vais a poner, yo os recomendaría que pintarais el centro de negro para que no quede muy raro, pero como siempre, para gustos colores.

El reloj se cuelga fácilmente.

Como es un reloj que pesa poco, para colgarlo en mi cocina he usado un gancho adhesivo de los que venden en las ferreterías y en los Todo a 100. Tiene por detrás un hueco para colgarlo fácilmente y se adapta perfectamente a todas las superficies. Por supuesto, cada uno puede poner de fondo lo que más le guste, ya sean fotos, dibujos o ¿por qué no? una página de un cómic. Si os animáis, como siempre, mandadnos vuestras imágenes a editores arroba decoesfera.com.

Más información | Ikea En Decoesfera | Hazlo tú mismo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos