Compartir
Publicidad

Antes y después: un rincón de estudio o de trabajo en el armario

Antes y después: un rincón de estudio o de trabajo en el armario
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Da igual que trabajes desde casa, que de vez en cuando te lleves trabajo atrasado o para adelantar, que estudies para mejorar tu formación... en una casa siempre viene bien un rincón de estudio o de trabajo, lo que se podría definir como una pequeña oficina.

El problema está en que no en todas las casas hay espacio de sobras en el que ubicar esa pequeña oficina, en muchos apartamentos todas las habitaciones están ocupadas y uno tiene que dar rienda suelta a su imaginación para buscar un lugar en el que colocar ese rincón de trabajo, por ejemplo, dentro de un armario, y no os imagináis lo bien que puede quedar.

armario oficina antes

En la foto sobre estas líneas podemos ver las imágenes del armario antes de que fuese convertido en oficina. Se trata de un armario que resulta especialmente adecuado para convertirlo en otra cosa, su suelo tiene continuidad con el del resto de la estancia y está en una zona clara y a la que llega mucha luz natural.

En realidad lo único que hay que hacer es retirar las barras y los estantes que se utilizan para el almacenaje en el interior del armario y colocar una tabla a media altura que haga las veces de mesa. Después por supuesto se pueden cambiar los colores y demás, pero eso ya es cuestión de gustos.

armario oficina durante

En la imagen sobre estas líneas podemos ver la evolución durante la reforma. En este caso, después de retirar la barra para colgar de la parte superior y los estantes, lo siguiente fue decorar la pared con un alegre papel pintado en blanco y fucsia.

Obviamente si vamos a colocar un rincón de trabajo en el interior de un armario, debemos elegir como color de fondo un tono claro, especialmente el blanco, para que el espacio resulte más luminoso y nada agobiante, aunque después también podemos completar con detalles en tonos alegres e intensos.

armario oficina despues

Y aquí tenéis el resultado, no me diréis que no ha quedado excepcional, uno casi se olvida de que ese pequeño rincón de trabajo está escondido dentro de un armario. Es cierto que el hecho de que esté colocado en una zona de paso con mucha luz ayuda, pero si la en la que está nuestro armario es más oscura siempre podemos compensarlo con luz artificial.

La inversión es mínima, solo hace falta la pintura o el papel para decorar la pared, la tabla que hace las veces de mesa en el interior del armario, una silla para completar el escritorio y los utensilios y accesorios que tengamos sobre nuestra mesa de trabajo normalmente, un antes y después realmente práctico y sencillo.

Vía | Design Sponge En Decoesfera | Convierte el hueco de un armario en un precioso rincón de lectura para los más pequeños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio