Compartir
Publicidad
Publicidad

Puertas abiertas: aprovechar un dormitorio abuhardillado

Puertas abiertas: aprovechar un dormitorio abuhardillado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Decorar una buhardilla es una de las cosas más díficiles que podemos hacer a la hora de decorar nuestra casa. Es una tarea muy complicada, siempre nos sobra de allí y nos falta de acá, sobre todo a la hora de distribuir los muebles. Muchas veces incluso tenemos que optar por muebles a medida,... eso sí, también es cierto que es una tarea muy agradecida porque pocos espacios suelen ser tan acogedores, una vez decorados.

Lo primero que tenemos que hacer para decorar esta parte de nuestra casa es elegir la función que le vamos a dar, las buhardillas son una buena opción para instalar un pequeño despacho, o un dormitorio. No tanto para salones, comedores, y otro tipo de estancias.

Me explico, las buhardillas tienen un marcado aire personal, tienen mucha intimidad al contrarse en la parte alta de la casa separadas del resto y por tanto esas dos estancias aprovecharían mucho más las circunstancias. Además en el caso de salones, comedores, cocinas,... la cantidad de mobiliario será mucho mayor y lo que es peor, menos variable, mientras que cuando hablamos de dormitorios o despachos siempre podemos adaptarnos al espacio del que disponemos.

En el caso que os traigo hoy se optó por crear un dormitorio de pareja, aislado del resto, con intimidad debido a la ubicación ya que no encontramos otra habitación en esta planta de la casa. Ya de por sí esto como os he dicho es una ventaja, tenemos ganada desde un principio la tranquilidad y la intimidad en nuestra habitación, antes incluso de decorarla.

Lo segundo con lo que tenemos que tener cuidado es con la distribución. Si bien es cierto que siempre tenemos que fijarnos mucho a la hora de decorar las buhardillas tenemos que hacerlo el doble, puesto que el resultado si no tenemos en cuenta la altura puede ser muy incómodo, además puede que al restarle los metros más estrechos (los laterales de la buhardilla que muchas veces son inutilizables) nos demos cuenta de que la habitaicón es en realidad mucho más pequeña de lo que nos habíamos planteado.

Se ha solucionando colocando en las paredes de menos altura precisamente eso, lo que menos altura necesita, de manera que la habitación está distribuída paralelamente a la venta y en perpendicular al eje de la buhardilla. colocando el cabecero en una de las esquinas y en la otra una especie de banco, que veremos más adelante.

La otra opción para aprovechar bien el techo hubiera sido colocar la cama en el eje central de la buhardilla, pero claro, eso hubiera supuesto desperdiciar la luz de la ventana y mayor dificultad para aprovechar los laterales.

De esta manera a la izquierda de la habitación tenemos la cama y sus dos mesitas de noche y frontalmente a ella, en la otra zona "baja" un rincón de descanso con un sofá, y un amplio banco, con cojines de color azul, el predominante de la habitación, que hacen de esta zona una especie de sillón que aprovecha la pared como punto de apoyo, sacándole el máximo partido al espacio.

Imágenes vía | Delikatissen En decoesfera | Puertas abiertas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos