Publicidad

Compartir habitación a distintas edades

Compartir habitación a distintas edades
1 comentario

No es poco habitual que los niños compartan habitación, sobre todo en estos tiempos en los que el precio de la vivienda está tan alto (aunque ya parece que la cosa cambia, a ver si es verdad) que pocas familias se pueden permitir el lujo de tener una habitación individual para cada niño.

Las empresas lo saben, por eso se presentan multitud de posibilidades a la hora de decorar la habitación infantil compartida que van más allá de las típicas literas, como por ejemplo las estructuras tipo tren u otras composiciones más complicadas pero igual de prácticas cuya idea principal es la de aprovechar al máximo el espacio y conseguir que dos niños están cómodos en una habitación manteniendo su "individualidad" por así decirlo.

Sin embargo a la hora de decorar estas habitaciones puede presentarse un problema más, y es que no siempre los niños tienen las mismas necesidades, un caso claro es cuando se comparte habitación a distintas edades.

Compartir habitación a distintas edades

Muchas familias tienen hijos con años de diferencia y aunque esto cuando tienen más de 12, 14 años no sea tan problemático, sí que lo es por ejemplo cuando enfrentamos un bebé a un niño de dos años.

Es el caso de las imágenes de hoy, de una habitación infantil que comparten dos hermanos, uno de 2 años y medio y un bebé de dos meses.

Como os digo aquí el problema está en que ambos niños tienen unas necesidades particulares. El bebé no puede aún dormir en una cama, el mayor necesita estimulación y juego continuo.

Compartir habitación a distintas edades

Esto plantea un gran problema a la hora de decorar, y es que, si encima la habitación es pequeña, tenemos que partir de la base de que vamos a tener que renunciar a ciertas cosas para que ambos estén lo más cómodos posible.

En este caso en concreto el resultado ha sido muy bueno. Cada uno de los niños tiene su espacio, y aunque no están tan cómodos como lo estarían si tuvieran una habitación para cada uno, han conseguido la mejor mezcla posible.

Han renunciado principalmente a las cosas del bebé, con menos necesidades en beneficio del espacio de juegos del mayor, que dispone de todo el centro de la habitación e incluso de su propia batería.

Más que el bebé, las necesidades en esta época las tiene la madre, como por ejemplo de un asiento cómodo de un vestidor o un cambiador, que se han habilitado en otras zonas de la casa. De lo que sí disponemos es de la zona de descanso para la madre y las visitas, que será tanto la cama del hermano mayor como un pequeño sillón también apto para sus juegos que se encuentra a su derecha.

En cuanto a la decoración, se ha evitado un color demasiado fuerte en toda la habitación, aunque el niño mayor necesita estimulación han optado por pintar de azul sólo las paredes que se encuentran en la zona de juegos, dejando las cercanas a la cuna en tonos suaves para que el bebé tenga un ambiente más relajante.

Compartir habitación a distintas edades

Por último saben que el orden es importante a la hora de compartir ambientes, por lo que en las paredes de la zona de juegos podemos ver varias estructuras de almacenamiento a la altura del niño mayor, para que todo este accesible en cualquier momento.

Imágenes vía | Ohdeedoh En Decoesfera | Compartir habitación

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios