Compartir
Publicidad

Antes y después: un dormitorio gris que no aburre

Antes y después: un dormitorio gris que no aburre
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando mis amigos me preguntan por un color para pintar las paredes, dejándome claro que la única respuesta que quieren es "gris", yo siempre les llevo a mi terreno y les sugiero que incluyan un poco de azul en la mezcla para darle luminosidad a la estancia y acercando más el tono al blanco que al negro. Ya os digo que este es mi modus operandi, así que cuando vi las imágenes que acompañan a este post aluciné un poco porque en general no me suelen gustar los interiores en gris.

El dormitorio de las imágenes pertenece a una irlandesa llamada Violet que cuenta que se inspiró en una revista para reformarlo. En un principio, era amarillo con las cortinas en verde, pero nuestra protagonista de hoy pensó que era más elegante hacerlo más oscuro y cambió la decoración por otra en gris, blanco y negro. En la imagen que hay bajo estas líneas vemos cómo queda el cabecero con detalle.

Una vista del cabecero del dormitorio de Violet.

La cama se mantiene en ambas opciones (es de lo más caro a la hora de reformar un dormitorio), así como las mesillas. El cambio se produjo en los complementos, como los tres cuadros que aparecen sobre el cabecero. Me da la sensación de que esas láminas se pueden encontrar en Ikea, y si no otras muy similares, enmarcadas en negro o sin enmarcar. De esta manera, llenaba un espacio que quedaba muy desangelado a priori con unos elementos que son clásicos pero a la vez muy actuales.

Vista de las puertas del dormitorio de Violet.

Las puertas han pasado a ser blancas, con lo que se da homogeneidad al ambiente, manteniendo unidad con el armario (que no se ve en las primeras fotos). Para terminar la reforma, Violet eligió un espejo redondo para la pared, también enmarcado en negro a juego con los cuadros que tiene sobre la cama.

La luz también ha jugado un papel importante a la hora de decorar esta habitación. Ha cambiado la lámpara del techo, que antes era de cristales, por una pantalla negra que me da la sensación de que no deja mucha luz para el cuarto. También ha elegido un modelo muy similar para las mesillas que también son oscuras. Al menos ha mantenido las luces de lecturas sobre el cabecero que teníamos en las imágenes del "antes".

No quiero acabar sin hacer que os fijéis en la muy acertada elección de la colcha y de los cojines, en el fucsia que tanto estamos viendo en la ropa para la calle. Aunque es verdad que también habría obtenido un bonito dormitorio dejando los que vemos en las imágenes del "antes", este cambio hace que la estancia sea espectacular.

Vía | Apartment Therapy En Decoesfera | Antes y después

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos