Compartir
Publicidad

Antes y después: un dormitorio con aires rústicos chic

Antes y después: un dormitorio con aires rústicos chic
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El “antes y después” que os traigo hoy es una remodelación de un dormitorio que le ha salido realmente barata a su propietario, por algo más de 220 euros han pasado de un ambiente bastante anodino a un rincón rústico pero muy chic. Como veis en la imagen superior, partimos de una pared verde intensa y una cama con un cabecero de madera muy clásico pero muy aburrido a la vez.

Lo peor de el “antes” son las alfombras del suelo, puestas un poco al tuntún sin que tengan que ver mucho unas con otras. Observad cómo se han combinado unas tipo persas con una moqueta de algo que parecen lunares, ocupando toda la parte de debajo de la cama tapando el suelo que para mi gusto estaba bastante bien. En mi opinión, para las camas yo prefiero poner solo una alfombra al lado (o a cada lado si es necesario) pero sin pasarse, lo justo para no pisar el suelo frío por las mañanas.

En cuanto a las mesillas, para mí tienen un pase aunque las guirnaldas doradas no las acabo de ver, y las lámparas me parecen un hallazgo ya que son originales. De hecho, ambos elementos se han respetado en el “después” que tenéis bajo estas líneas.


El dormitorio después de la reforma

Evidentemente, lo primero que se fue fuera en la reforma fue la terrible pintura verde de las paredes. En este caso se eligió una pintura negra que para mí es un poco radical y resta mucha luz. Otra opción equivalente para este dormitorio sería haber pintado de azul oscuro. Además, aunque no se ve en la foto, las otras paredes de la estancia quedaron de color gris claro para hacer el contraste.

La cama ha sido la mayor inversión que se ha hecho en esta remodelación, y se ha cambiado por una de mayor tamaño, lo que ha obligado a eliminar una de las mesillas. Observad además cómo en la mesilla han quitado las guirnaldas que a mí no me convencían y se han pintado en negro aprovechando lo que tenían. También han conservado la lámpara que había sobre la misma, pero en esta ocasión han colocado un cuadro detrás para darle algo de vidilla a la pared.

El cabecero lo han realizado con unos tablones que ya tenían en la familia, tal y como explican en el post. Para mí es el gran acierto ya que sin él tendríamos un dormitorio chic pero bastante anodino y el cabecero le da un toque de personalidad que me encanta. Otro gran acierto en mi opinión ha sido la eliminación de la moqueta que había debajo de la cama pero fijaos cómo han dejado la alfombra persa pero han colocado debajo una piel de vaca para reforzar los aspectos rústicos del ambiente.

Me parece muy acertado el cambio, especialmente del color de pared aunque sea demasiado oscura para mi gusto. Eso sí, creo que el nuevo color acabará pasándoles factura a los dueños de la casa porque resta luminosidad y es posible que pase de moda en un par de años. No obstante, veo muy positivo cómo han reutilizado muchos de los elementos de la primera imagen para crear un ambiente totalmente distinto, ¿no os parece?

Imágenes vía | Apartment Therapy
En Decoesfera | Antes y después

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos