Compartir
Publicidad
Publicidad

Antes y después: partiendo de lo más simple

Antes y después: partiendo de lo más simple
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sé que muchas personas a la hora de decorar temen arriesgarse, pensando que escogiendo la decoración más simple conseguirán no malgastar el espacio y además no equivocarse. Pero no es así, no arriesgarse en decoración significa un fracaso seguro, no podemos decir en un dormitorio, una cama y punto, como hizo el inquilino de la casa que os traemos hoy.

No tenemos que ir mucho más allá, tampoco hace falta hacer grandes combinaciones de color o de mobiliario, pero sí que hace falta al menos darle forma a una habitación, porque un dormitorio es algo más que el lugar donde dormimos, y necesitamos que nos aporte algo más que un sitio donde echarnos por la noche.

En el cambio que os traigo hoy se puede apreciar como con dos simples pinceladas se consiguió un dormitorio no sólo con más personalidad, mucho más masculino, sino también funcional, algo que en la fotografía anterior no era.

Después

La habitación contaba con espacio suficiente y amplio ventanal, ya quisieramos muchos este punto de partida, sin embargo la estructura resultaba sosa al ser practicamente homogenea en toda la habitación y la ausencia de muebles hacían del dormitorio un espacio frío y aburrido.

Se empezó entonces por cambiar la estructura de la pared del cabecero, enmarcando el lugar donde se encuetra la cama con ligeras estructuras de escayola dándole un aspecto más joven aunque sobrio a la habitación. Estas estructuras también se colocaron en el techo, quitándole homogeneidad.

Luego se jugó con el color, la pared del cabecero no fue la elegida en este caso, sino que se procuró resaltar el ventanal, eligiendo para esta pared un color verde oscuro que se prolongó hasta una columna que se encuentra en la esquina con el cabecero, dándole un aspecto decorativo a lo que en principio podría parecer un defecto a la hora de decorar.

La cama en piel que estaba con anterioridad se conservó, pero se resaltó gracias al marco de la pared que actua como segundo cabecero, a la iluminación artificial que podríamos encontrar a partir de ahora a ambos lado de la cama, útil para la lectura, y a una alfombra que separa el ambiente de descanso de toda la habitación.

Otro de los problemas iniciales de la habitación era que no contaba con espacio de almacenamiento por lo que se colocaron dos mesitas de noche, una a cada lado de la cama y a los pies de esta un gran baúl también en piel que hace las veces tanto de espacio de almacenamiento como de descalzadora o butaca.

Y nada más, muy pocos cambios y un gran antes y después, antes un lugar para dormir, ahora toda una habitación, con personalidad propia, muy masculina y además funcional.

Imágenes vía | Home Rejuvenation Blog En Decoesfera | Antes y después

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos