Compartir
Publicidad
Publicidad

Una mala idea: juntar estilos al tun tun

Una mala idea: juntar estilos al tun tun
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy me he despertado criticón, para que negarlo, pero de vez en cuando está bien dejar de lado las cosas que nos gustan y hablar un poco de las que no nos gustan (por no decir nos disgustan).

Ese es el caso de este pequeño aparador con ruedas de nombre fantasioso —Roll me the Cabinet, Alice, en referencia a Alicia en el país de las maravillas— y que parece más un experimento del Dr. Frankenstein que otra cosa.

Antes de seguir leyendo, deteneos por un instante y volved a mirar la imagen. Ahora tratad de imaginar qué debería haber alrededor de ese mueble para que encajara con la decoración. Resulta complicado ¿no?. La única opción que se me ocurre es que el resto de muebles de la casa sean igual de extraños, formando una mansión de los horrores que tendría su razón de ser en su propia rareza.

carrito - Alicia en el país de las maravillas

A pesar de mi marcada obsesión por el minimalismo, respeto todos los estilos arquitectónicos y de diseño, cada cual tienes sus motivos para hacer las cosas de cierta manera pero en todos comparten una cosa: la coherencia. Es lo único que le pido a un diseño para reconocerlo como tal.

Sin embargo, lo que no soporto es el eclecticismo, es decir, coger puntos de vista, ideas y conceptos de otras corrientes que puedan llegar a ser compatibles para crear algo que a menudo resulta contrapuesto sin llegar a formar un todo orgánico. Como el caso que nos ocupa, obra de Studio-Ziben, con la que parece que se hayan dedicado a juntar estilos al tun tun.

Me parece una mala idea no por su apariencia, que tiene cierto atractivo, con una buena elección de los colores y los materiales, sino por la ausencia de un argumento tras de si. El mueble es un cliché, un juego visual, algo que atrae la mirada pero cuya forma no responde a su uso, ya que ni siquiera queda claro para qué sirve.

Igual estoy exagerando, pero es que no le veo ni pies ni cabeza, aunque seguro que en según qué círculos será una pieza cool indispensable en cualquier mansión que se precie.

Si habéis seguido pensando dónde podría encajar una pieza de mobiliario como la que nos ocupa, igual se os ha ocurrido lo mismo que a mi, lo cual sería cuanto menos curioso, incluso revelador. En mi opinión, creo es un diseño perfecto para formar parte de la decoración del próximo videoclip de Lady Gaga; entre tanta excentricidad, incluso pasaría desapercibido.

Vía | Yanko Design
Más información | Studio-Ziben
En Decoesfera | Una mala idea: grecas rojas en un mueble blanco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos