Compartir
Publicidad
Publicidad

Una buena idea: asientos que se adaptan a la superficie de apoyo

Una buena idea: asientos que se adaptan a la superficie de apoyo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Si hay algo realmente incómodo es sentarse en un asiento y que este cojee. Normalmente no es culpa del asiento sino de la superficie de apoyo que no es regular, pero está bien que alguien piense en asientos que resuelvan ese problema. El problema surge sobre todo en exteriores, cuando nos llevamos los bancos o las sillas al campo o al jardín este no es tan liso como el suelo de casa y es ahí donde pueden ser útiles determinados asientos especiales.

El de la foto se llama Strucchair y es un diseño de Dora Medveczky pensado especialmente para situaciones en las que nos encontramos con superficies de apoyo realmente irregulares y complicadas. Tal vez lo de la imagen sea un tanto exagerado, porque uno puede buscar una zona más lisa para colocar su silla, pero la idea de las bisagras que unen las diferentes tablas dando a la silla cierta flexibilidad, no es mala.

banco adapta superficie 2

La idea no puede ser más sencilla, las uniones entre las diferentes tablas que conforman el banco se hacen con bisagras. Las habituales uniones rígidas hacen imposible que un asiento se adapte a una superficie irregular y con las bisagras se soluciona ese problema, que normalmente arreglamos colocando algo debajo de la pata o las patas que quedan cojas.

Solo tiene el inconveniente de que si la superficie de apoyo es muy irregular, también la superficie de asiento puede quedar colocada de un modo un tanto extraño, demasiado torcida aunque resulte estable. Así que habrá que buscar una zona del suelo que aunque no sea lisa, permita que el asiento en su posición final resulte razonablemente confortable.

Vía | Yanko Design En Decoesfera | Una buena idea: una mesa que anda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos