Compartir
Publicidad

Detalle para la casa de un... fotógrafo II

Detalle para la casa de un... fotógrafo II
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

O de una fotógrafa, que todo hay que decirlo. En la memoria popular tenemos marcado a fuego que las cosas valiosas se guardan bajo una almohada. Al final, bajo la almohada nadie guarda nada, como es de rigor y por llevar la contraria, pero seguro que no habría mejor lugar para esconder por la noche aquellos objetos que adoramos con especial dedicación. Que venga un valiente y se atreva a tocarlos.

Para un fotógrafo pocas cosas hay tan valiosas y delicadas como sus objetivos, esos apéndices con propiedades casi mágicas para conseguir los efectos deseados en cada sesión fotográfica. Se merecen un homenaje en toda regla, con salvas de honor si cabe, pero como quizá esto sea un tanto excesivo, nos conformaremos con convertirlos en almohada o cojín, para poder exponer así nuestro aprecio.

No les falta detalle, con todos sus numeritos y demás símbolos bordados, y para que todos estemos contentos, hay versiones para canonista y nikonistas, con réplicas de un Canon 50 mm, Canon 24-105 mm y un Nikon 35 mm, así que ya podemos dormir tranquilos, y plegar la oreja junto al autofocus. Dicen que están hechos con lana, fieltro y un poco de amor, buenos mimbres para un complemento perfecto.

Vía | Fotografía.com Más información | Plushtography En Decoesfera | Detalle para la casa de... un fotógrafo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos