Compartir
Publicidad

Antes y después: una cocina en blanco

Antes y después: una cocina en blanco
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sé que os encanta ver cómo cambia la gente de aspecto sus casas, cómo pasan de tenerlas de una manera a otra totalmente distinta sólo cambiando un par de detalles. En este caso, Lexie, la dueña de la cocina que veis sobre estas líneas, pensó que ésta era demasiado oscura con ese predominio de madera por todas partes así que optó por pintar de blanco casi todo.

Las paredes, los muebles, e incluso los azulejos que hay sobre los fogones pasaron a ser blancos, lo cual le dio mayor luz y amplitud a la estancia. Otro acierto que veo en la remodelación es el cambio de los tiradores de las puertas que antes tenían dos puntos de fijación a otros con forma de bola metálica, mucho más actuales.

Otra vista de la cocina de Lexie.

Si os animáis a imitar esta reforma, fijáos que los tiradores iniciales requerían dos agujeros mientras que los finales sólo uno. Esto es posible porque cuando se han lijado los muebles para pintarlos, se les ha aplicado masilla para cerrar los agujeros sobrantes de tal manera que una vez pintados esto no se aprecia. También se han eliminado las bisagras que como véis al principio estaban por fuera y en la segunda opción ya no se ven.

La cocina de Lexie después de la reforma.

Leslie dejó en tono madera la parte de la campana y eligió recubrir con el mismo material la encimera para mantener el aspecto rústico de la estancia. Me gusta también el acierto del cambio del grifo por otro más actual y práctico, en consonancia con las tendencias que más se llevan pero sin desentonar con el resto de elementos de la cocina.

Por último, quería destacar cómo ha usado la luz para iluminar la zona de trabajo de una manera muy personal y darle un toque especial y acogedor a la cocina, todo un acierto. Debajo del mismo mueble, el que tenemos a la derecha, vemos cómo ha colocado un botellero para tener a mano siempre el buen vino, y ha sustituido el teléfono que era un poco feo por una libreta para apuntar los artículos que hay que ir a comprar.

En general, esta es una de las reformas que más me han gustado porque no sólo tiene mucha más luz en su versión final sino que lo ha conseguido sin perder su personalidad inicial que es rústica. Uno de sus mayores aciertos a la hora de actualizarla ha sido apostar por el blanco pero sin renunciar a toques originales como la citada campana o el hecho de mantener los mismos muebles.

Imágenes vía | Design*Sponge En Decoesfera | Antes y después: un baño color chocolate Más información | Design and the city

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos